Visitar el Castillo de Praga

El Castillo de Praga es una de las grandes atracciones turísticas de la ciudad y para poder visitar todo el recinto, que además del Castillo incluye entre otros la Catedral de San Vito, el Palacio Real y la basílica de San Jorge, es necesario que reservemos todo el día.

Nosotros subimos al castillo andando, en un agradable pero empinado paseo, cruzando la Ciudad Vieja, el Puente de Carlos y adentrándonos en las calles de Mala Strana hasta llegar arriba. Si estáis en buena forma no tardaréis más de veinte o veinticinco minutos en llegar arriba, si no, necesitaréis un poco más, para parar de vez en cuando y coger aire. Sé que se puede llegar en tranvía pero no dispongo de la información, lo siento.

Parada obligatoria es la Iglesia de San Nicolás, de estilo barroco. Se encuentra poco después de cruzar el puente y llegar a Mala Strana, y justo antes de empezar a subir cuestas. La entrada cuesta 70 CZK (unos 2,7€) y por ese precio realmente vale la pena hacerle una visita.

Praga

Praga

Después de esta breve parada llegamos al recinto del castillo. Estas vistas sobre la ciudad nos dieron la bienvenida y me hicieron olvidar que había perdido completamente el aliento con la subida. Por las fotos podéis ver que el día no acompañó demasiado. Aunque no nos llovió, hacía mucho frío y no apetecía pasear al aire libre.

Praga

Praga

Una gran reja con un guardia a cada lado de la puerta nos da el acceso al recinto del castillo.

Praga

Praga

Pasear por el recinto del castillo, así como por sus jardines, es gratuito y sólo deberemos sacar entrada si queremos acceder al interior de los edificios. Hay dos tipos de entradas, la corta y la larga. La corta cuesta 250 CZK (unos 10€) y te da derecho a visitar la catedral, el antiguo palacio, el callejón de oro y la basílica de San Jorge. Además, y eso no me gustó nada de Praga, deberéis pagar un suplemento de 50 CZK si queréis sacar fotos, no sólo en el castillo sinó en muchos otros lugares. Si vais como yo, con la cámara colgada al cuello, es difícil hacerle creer a la taquillera que no pensáis sacar ni una sola foto.

Praga

Praga

A la Catedral de San Vito (fotos anteriores), sin duda uno de los grandes símbolos de la ciudad, podréis entrar sin pagar y sólo si queréis dar la vuelta a la nave deberéis enseñar vuestra entrada, así que si queréis ahorraros el dinero pero queréis haceros una idea de cómo es esta magnífica catedral, podréis hacerlo. Sin embargo, yo os recomiendo pagar como mínimo las 250 CZK de la entrada corta y poder acceder a los principales edificios.

Praga

Praga

La catedral nos gustó mucho, a la altura de las grandes catedrales góticas europeas que hemos visitado en anteriores viajes.

Praga

Praga

Después de esto visitamos el antiguo Palacio (del que no tengo fotos), la basílica de San Jorge (foto inferior) y el Callejón de Oro.

Basílica de San Jorge

El Callejón de Oro es una calle corta y estrecha en el interior del recinto del castillo, adosada a sus muros. En su parte izquierda, la que toca a la muralla, está llena de casitas de colores que en su día dieron cobijo a los guardias del castillo. Posteriormente alojó al gremio de los orfebres (de ahí viene su nombre) y actualmente están ocupadas por tiendas de souvenirs. En el número 22 vivió durante un tiempo Franz Kafka.

Praga

Praga

Praga

Como he dicho al principio, el recinto del castillo es muy grande y si queremos visitarlo todo necesitaremos casi todo el día. Y aquí debo haceros una advertencia: lleváos algo de comer para pasar el día. La oferta gastronómica es prácticamente nula. A nosotros nos dieron las tres de la tarde sin comer y como ya habíamos entrado en todos los edificios que estaban incluidos en la entrada, decidimos bajar en busca de un restaurante y dejar la visita a los jardines para otro día.

Comimos en un restaurante de Mala Strana, muy cercano del Museo Franz Kafka, y pasamos el resto de la tarde callejeando. También visitamos el museo, dedicado a la vida y obra del escritor más ilustre de la ciudad. La entrada nos costó al cambio unos 7€ y el museo es pequeñito, en una hora como mucho está visto. Disfrutaréis de él si sois unos forofos de la literatura.

Si no recuerdo mal, este presume de ser el callejón más estrecho de Europa. No sé si es cierto, hay calles realmente estrechas en Venecia, pero el detalle del semáforo para poder pasar es como mínimo curioso.

Praga

El descenso lo hicimos por el mismo sitio y eso nos lleva inevitablemente a volver a cruzar el Puente de Carlos.

Praga

Praga

Praga

Praga

En esta foto se aprecia con más detalle la parte de la escultura de San Juan de Nepomuceno que todo aquel que visita Praga toca, a ver si la leyenda se cumple y vuelve a la ciudad.

Praga

Praga

Estuvimos haciendo tiempo hasta las seis y poder ver el espectáculo del Reloj Astronómico, donde a las horas en punto unas figuritas que representan a los Doce Apóstoles salen de las ventanitas de la parte superior de la esfera y danzan. Personalmente me decepcionó bastante, es más gracioso el “baile” de las figuritas del Glockenspiel del Ayuntamiento Nuevo de Munich.

Praga

El día había dado bastante de sí, y después del paseo y de tomar una bebida caliente en una terraza (donde en cada silla había una manta para poder cubrirse las piernas), decidimos poner rumbo al apartamento, estábamos reventados de tanto andar. Al día siguiente saldríamos de la ciudad, por unas cuantas horas, para visitar un lugar menos alegre pero igualmente interesante.

5 Replies to “Visitar el Castillo de Praga”

  1. José Carlos DS

    Que preciosidad de ciudad, anda que no se si será seguro el callejón más estrecho, pero desde luego números tiene para serlo 😀

    Y que decir de las típicas figuras que hay que tocar, se podría hacer una entrada con un listado con este tipo de lugares, es que no falla… XD

    Saludotes!

    Reply
    • Sandra Post author

      Si has estado en Venecia habrás visto callejones realmente muy estrechos, así que no sé. Pero está ahí ahí. No apto para personas con cierto perímetro…

      Reply

Deja un comentario