Tercer día en ruta (II): Grand Canyon

Grand Canyon

Ese día estábamos yendo de maravilla en maravilla. Recordemos que nos habíamos levantado en Monument Valley con la fantástica salida del sol detrás de las rocas y habíamos llegado hasta Page para visitar Antelope Canyon, previa parada para ver Horseshoe Bend. Y aún nos quedaba llegar a Grand Canyon, última parada del día.

Grand Canyon

A medida que íbamos siguiendo nuestra ruta íbamos dejando atrás el paisaje desértico e íbamos encontrando más y más vegetación, mientras la carretera iba subiendo. Tengo que decir que aquí me llevé una sorpresa, seguramente debida a mi falta de información. Yo tenía en mente que Grand Canyon estaba en medio del desierto, influenciada por la escena final de Thelma y Louise , por eso me sorprendió encontrar cada vez más y más vegetación a medida que nos acercábamos a la entrada del parque.

Grand Canyon

La entrada cuesta $30 por vehículo pero está incluida en el pase anual a los Parques Nacionales, y para que os hagáis una idea, el punto donde está la caseta del guarda se encuentra a 2.100 metros de altura. Sólo entrar en el parque empezamos a encontrar puntos donde podemos dejar el coche aparcado (recordad que los americanos van en coche A TODAS PARTES) y contemplar las magníficas vistas.

Grand Canyon

Una vez más, las fotos no le hacen justicia. El lugar es absolutamente espectacular. Lo que parece un arroyo al fondo del valle es el río Colorado, de unos 2.500 km de longitud y el “culpable” de que esta maravilla de la naturaleza exista. Sólo contemplando el espectáculo en directo podemos hacernos una idea de la inmensidad del lugar. Grand Canyon está dividido en dos orillas, la norte (North Rim) y la sur (South Rim). Nosotros estábamos en la orilla sur y nos dirigíamos a Grand Canyon Village, un mini pueblo dentro del parque donde estaba nuestro alojamiento para esa noche, el Bright Angel Lodge .

Grand Canyon

Hay muchos puntos donde parar pero nosotros decidimos seguir directos porque queríamos llegar al hotel. ¡Y por el camino vimos animales! Debo confesar que el primero no sé si es un alce o un ciervo, no los distingo 🙁

Grand Canyon

Grand Canyon

Este hotel es el que reservamos con más antelación de todo el viaje, casi nueve meses, y es que el alojamiento dentro de Grand Canyon es bastante caro y el Bright Angel Lodge es la opción más económica. Las habitaciones están en cabañas, con ducha compartida, y son bastante pequeñas teniendo en cuenta el estándar de habitación doble en Estados Unidos, pero vale la pena alojarse allí si quieres salir por la puerta de la habitación y ver esto .

Grand Canyon

Grand Canyon

Dejamos el equipaje y paseamos un poco por los alrededores del hotel, a pesar de que el tiempo se había estropeado y se estaba nublando bastante rápido.

Grand Canyon

Grand Canyon está lleno de rutas para hacer excursiones, de más o menos dificultad. Debéis tener en cuenta que la distancia en vertical desde arriba a orillas del río es de una milla (1,6 km), por eso todos los caminos están llenos de señales avisando que antes de que empieces a caminar estés seguro de llevar comida y agua y que podrás volver a tiempo, o al menos que vayas preparado para hacer noche al raso.

Cuando se hizo de noche fuimos a cenar, a un restaurante en el mismo complejo del hotel donde comimos muy bien y a un precio razonable, y nos fuimos a dormir, que estábamos reventados. Además, estaba lloviendo.

Grand Canyon

Grand Canyon

A la mañana siguiente nos levantamos con la idea de pasear un poco más por el parque e ir parando en los diferentes miradores. Total, no teníamos prisa, sólo teníamos que llegar a Las Vegas y la ciudad nunca duerme, es igual llegar a las siete de la tarde que a las dos de la madrugada. Volvimos a desayunar en el hotel, un desayuno espectacular (pero no incluido en el precio de la habitación) de aquellos que casi te sirven para pasar todo el día y charlamos un rato con la camarera, una mexicana muy simpática que nos preguntó por nuestra ruta. La verdad es que en todas partes encontramos gente muy simpática (excepto los indios Navajo) que nos preguntaban, primero, qué idioma hablábamos (no identifican el catalán) y segundo, qué ruta estábamos haciendo.

Empezamos a caminar por el camino llamado Bright Angel Trail, que poco a poco va bajando hasta la orilla del río, procurando no bajar mucho, que después teníamos que subir. La verdad es que, como que hace bajada, es muy fácil despistarse y cuando te das cuenta has hecho un buen trecho.

Grand Canyon

Grand Canyon

¡Y visitamos la estación del tren que nos había parecido ver el día anterior cuando llegábamos. Efectivamente hay una estación de tren allá arriba y es que quisieron facilitar el acceso a todo el mundo al parque. Creo que todavía está en funcionamiento, al menos nosotros vimos un tren parado el día anterior.

Grand Canyon

Aquí nuestros planes se estropearon: comenzó a llover. Pero no cuatro gotas, una tromba de agua que nos dejó empapados y que nos acompañó durante todo el camino. Así que nuestros planes de ir parando en todos los miradores que encontráramos se fueron a pique y fuimos directos hacia Las Vegas. La ciudad del pecado.

5 Replies to “Tercer día en ruta (II): Grand Canyon”

  1. Viajar code: veronica

    Vaya os pasó como a nosotros con la lluvia…pero almenos pudisteis contemplarlo bien sin ella.
    Realmente en persona es espectacular!
    Y totalmente de acuerdo en cuanto a la gente se refiere…
    Con ganas de leer mas 😉

    Reply
  2. dani

    Poder contemplar el Grand Canyon en directe ha de ser brrrrutal. Com sempre, fantàstiques fotos, però és 100% mèrit de la càmara 😉 Una abraçada

    Reply

Deja un comentario