Cómo casarse en Las Vegas

Las Vegas

El día anterior habíamos tenido tiempo, a pesar la lluvia, de pasear por Las Vegas y hacernos una idea de cómo era “la ciudad del pecado”. Pero aparte de pasear por el Strip y jugarnos unos cuantos dólares (pocos) en algún casino, en este viaje nosotros teníamos otro objetivo … ¡casarnos! Todo comenzó cuando, en medio de la locura de los preparativos de nuestra primera boda, Cesc me iba diciendo “¿y por qué no huimos en Las Vegas y enviamos el DVD en la familia?” La verdad es que la propuesta sonaba tentadora pero al final no lo hicimos. Pero nos prometimos a nosotros mismos que, por nuestro quinto aniversario de boda, iríamos a Las Vegas y nos volveríamos a casar allí … ¡¡y lo hicimos!!

Tengo que aclarar que lo que nosotros hicimos en realidad fue una renovación de votos. ¿Y por qué? Pues porque las bodas en Las Vegas son plenamente legales y válidos en todas partes, y por tanto, es requisito indispensable que no estés casado previamente. No sabemos si hubiera pasado algo, ya que obviamente no teníamos intención de ir después el Registro Civil a inscribirlo, pero esto de mentir en un documento oficial los americanos lo llevan muy mal, así que preferimos no arriesgarnos. La ceremonia es la misma y los trámites los mismos, con la única diferencia de que nosotros no tuvimos que ir al Ayuntamiento a buscar la licencia de matrimonio. Por si acaso estáis pensando en hacer como nosotros y huir a Las Vegas a casaros, os cuento qué hacer.

Las Vegas

En primer lugar debéis solicitar la licencia de matrimonio en la oficina del condado, que si no recuerdo mal está abierta todos los días hasta las 12 de la noche. En este enlace encontraréis toda la información (en inglés). Deberéis rellenar el impreso de solicitud de la licencia con vuestros nombres reales. Recordad que se trata de un matrimonio perfectamente válido, por tanto tened cuidado a la hora de rellenar toda la información. Al cabo de una hora más o menos, y previo pago de 77 dólares, ya tendréis la documentación que le hace falta para casaros. Ahora sólo hace falta que busquéis el lugar donde hacerlo.

Si como nosotros, ya estáis legalmente casados, podéis saltaros el punto anterior y empezar a partir de aquí. Una búsqueda rápida en Google os mostrará que Las Vegas está llena de capillas donde celebran ceremonias, de todas las maneras y con las temáticas más variadas. Nosotros estuvimos pensando en ir disfrazados de Aragorn y Arwen, pero finalmente abandonamos la idea y nos limitamos a buscar una capilla donde nos casara un Elvis (¡como no!). Si queréis aseguraros un lugar concreto o una temática concreta podéis hacer la reserva previamente por internet, pero si os da un poco igual podéis esperar tranquilamente a llegar a Las Vegas a elegir el lugar.

Las Vegas

Como he dicho antes, nuestro único requisito era que oficiara la ceremonia un Elvis (y que la broma no nos costara un ojo de la cara), y después de mirar un poco por internet nos decidimos por la Graceland Wedding Chapel, donde además resulta que se casó Jon Bon Jovi. Y el tema fue así. Después de un desayuno pantagruélico en el buffet del hotel (os prometo que en mi vida había visto un buffet tan lleno de comida como aquel) cogimos el autobús que nos llevó al Downtown. Entramos en la capilla y dijimos “Buenos días, venimos a casarnos”, y la chica nos preguntó “¿Cuándo?” y nosotros “Ahora”. Sacó la agenda y nos dijo que tenía un agujero para la cabeza de tres cuartos de hora. Así de fácil. La ceremonia dura seis minutos y dan hora cada quince, lo tienen calculadísimo. Nos enseñó el catálogo de servicios, con el tipo de ceremonia que podíamos elegir y todos los extras. En nuestro caso la ceremonia básica (en inglés), oficiada por un Elvis, eso sí, que incluía además dos canciones (en playblack, faltaría más), mi ramo, el de Cesc y el certificado de renovación de votos costaba 200 dólares, honorarios del Elvis aparte, que fueron 40 dólares más en efectivo. A partir de aquí todo suma. Si querías fotos tenías que pagar, si querías vídeo tenías que pagar, si querías un ramo más grande tenías que pagar, etc. Como nosotros hacíamos renovación de votos no era necesario que lleváramos testigos, pero si lo que quieres es casarte en serio (y os aseguro que la gente lo hace), necesitas al menos un testigo, que te proporcionan ellos si tú no lo tienes. Hicimos la elección de todo lo que queríamos y salimos a la calle a esperar a que llegara la hora. Y mirad qué hay en el borde de la capilla, ¿os suena?

Las Vegas

Si es que sí es que sois tan “raritos” como nosotros. Para los que no, os diré que se trata de una casa de empeños que se ha hecho famosa por aparecer en un programa de televisión, donde gente de lo más diversa lleva los objetos más extraños que os podáis imaginar a ver si Rick, el dueño de la tienda, se los compra a buen precio. Nuestra intención era entrar a echar un vistazo, pero la cola que había en la puerta más la gente que se veía dentro nos hicieron desistir. Perdimos un poco el tiempo en otra tienda de trastos que había allí y volvimos a la capilla a esperar tranquilamente, que al menos allí había aire acondicionado. Mientras esperábamos pudimos ver las otras parejas que iban a casarse, estos sí de verdad, vestidos de ceremonia y todo (no como nosotros que íbamos con los vaqueros). Y finalmente nos tocó. Si la primera vez me acompañó mi padre y con Metallica de fondo, esta vez un señor alto como un San Pablo, vestido de Elvis ya ritmo de Can’t help falling in love me llevó al altar. Debo confesar que yo no pude parar de reír en todo el tiempo y ha sido una de las cosas más frikis y divertidas que he hecho hasta ahora.

Tras pronunciar nuestros votos y volvernos a prometer amor eterno terminamos con Viva Las Vegas y el fotógrafo nos hizo unas cuantas fotos, que también tuvimos que pagar aparte, cómo no. La chica de la recepción nos dio nuestro certificado y ya podíamos irnos, que había gente que estaba esperando. La verdad es que todo fue muy divertido y es una experiencia que recuerdo con mucho cariño.

Como todavía nos duraba el empacho del desayuno decidimos ir a dar una vuelta por Fremont Street, donde está el origen de Las Vegas y aún hoy se pueden encontrar casinos. No son tan lujosos como los del Strip pero también sirven para pasar el rato.

Las Vegas

Las Vegas

Las Vegas

Nuestra estancia en Las Vegas se acababa. Después de cumplir nuestros dos objetivos, casarnos y ganar en la ruleta, tocaba coger el coche y volver a la carretera. Os lo cuento en la siguiente entrada.

One Reply to “Cómo casarse en Las Vegas”

  1. locosxlosviajes

    Yo me quedé con ganas de hacer lo de la renovación de votos como vosotros… Pero es que es taaaaan caro! Al final lo descarté porque el viaje ya estaba siendo todo muy caro y había que recortar de algún lado, pero le dije a mi marido que en el futuro, si volvíamos a Las Vegas teníamos que renovar los votos si o sí! jajaja

    Reply

Deja un comentario