El Mont Saint Michel

Tocaba visitar el lugar estrella de nuestras vacaciones, el lugar que había originado todo este viaje. Lo que en principio habíamos planeado como una escapada de sólo 3 días acabó siendo una ruta de dos semanas. Íbamos a visitar el Mont Saint Michel.

Por si alguien no lo sabe el Mont Saint Michel es un islote, entre Bretaña y Normandía, unido a tierra firme sólo por una estrecha carretera y situado en una de las zonas con mayores mareas de Europa. En lo alto de este islote hay una abadía, según cuenta la leyenda construida en el siglo VIII por el obispo Aubert de Avranches tras recibir en sueños la visita del Arcángel San Miguel (una estatua de San Miguel corona la parte más alta de la abadía). Antiguamente cuando subía la marea el monte quedaba completamente rodeado de agua y era imposible abandonarlo, al menos por tierra firme. Ya os digo que esto ahora no pasa, la carretera que conduce al monte hace de dique y ahora se puede acceder a él a cualquier hora del día o de la noche. Desde 1979 el Mont Saint Michel está incluido en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO.

He de confesar que a medida que nos acercábamos al monte yo me iba poniendo cada vez más nerviosa. Saint Michel es de esos lugares que había querido visitar desde hacía muchísimos años y ahora que estaba tan cerca tenía mariposas en el estómago.

Fuimos en coche y ahí sí que debemos tener precaución. Aunque la carretera que une el islote con tierra firme no se inunda con las mareas, la zona de aparcamiento sí lo hace. La carretera es muy estrecha y no se puede aparcar, así que han habilitado unas enormes zonas de aparcamiento para coches y autocares, pero hay que estar atentos a la hora máxima de retirada del vehículo que está indicada en enormes carteles por todo el aparcamiento, a no ser que no os importe que el mar se lleve vuestro coche. El aparcamiento es caro, creo recordar que unos 7€, pero si vais en coche no tendréis más remedio que pagarlos a no ser que dejéis el coche un par de kilómetros antes, en la última zona de casas, y hagáis el último trozo andando.

Con niebla

Cuando llegamos, una capa de niebla cubría la mitad de la abadía y le daba un aire un poco más fantasmal del que ya tiene. Como llegamos pronto, algunas zonas de aparcamiento todavía estaban inundadas y una máquina estaba retirando el agua.

Retirando agua

La cúpula

El acceso al monte es gratuito y sólo hay que pagar si se quiere visitar la abadía por dentro. Y ahora voy a poner uno de los dos “pero” de la visita: está llenísimo de gente. Las calles son estrechas (recordad que estamos hablando de un monte amurallado) y se hace casi imposible andar por ellas esquivando turistas con cochecitos. Lo que me recuerda que os dé otro aviso: yo no iría con bebés. En cuanto entramos dentro del monte sólo hay calles empinadas y escaleras, todo está construido en forma piramidal, y podéis acabar hartos de cargar el cochecito para esquivar los cientos de escalones que os vais a encontrar. O sea, que el monte no es un lugar fácilmente accesible para personas con movilidad reducida y/o cochecitos de bebés.

Escaleras

Calles

A nosotros nos recordó un poco Carcassone (que también os recomiendo si no habéis estado), con sus casas antiguas y su entorno amurallado. El interior del monte decepciona un poco, todas las casas se han reconvertido en restaurantes, hoteles y tiendas de souvenirs. No es de extrañar de un lugar que recibe más de 3 millones de visitas al año, pero no deja de ser chocante estar en un entorno magnífico y ver sólo tiendas de recuerdos. Este sería el segundo “pero” de la visita. Pero no me malinterpretéis, el entorno es magnífico y, si conseguís olvidaros de los turistas con cochecitos y las tiendas, el lugar es magnífico, impresionante. Merece muchísimo la pena una visita, aunque quizás no el uno de agosto como hicimos nosotros.

La abadía

Detalle

La entrada a la abadía cuesta alrededor de 13€, pero sí os la recomiendo. Y también os recomiendo encarecidamente que compréis las entradas por anticipado para ahorraros la larguísima cola que se forma en las taquillas. Nosotros las compramos por el mismo precio en el mismo camping donde dormíamos y fue una gran idea. Cuando llegamos arriba (para llegar a la puerta de la abadía hay que subir escaleras y más escaleras) pasamos por la zona de grupos (aunque nosotros sólo éramos dos) y pudimos acceder al recinto sin hacer nada de cola.

La abadía III

Detalle

Abadía

Os pongo unas cuantas fotos tomadas del interior de la abadía.

Interior

Altar

Claustro

El recinto es grande, muy grande, creo que estuvimos nuestro buen par de horas para visitarlo entero, eso sí, a nuestro ritmo y parando para hacer fotos, cómo no!!!

Claustro II

Cuando salimos de la abadía nos dedicamos a pasear por los alrededores de la muralla. Se puede contratar una excursión por los alrededores del monte, por la arena, pero nosotros no la hicimos. Lo que sí recomiendan es no hacer la excursión por tu cuenta de ninguna de las maneras, ya que son arenas movedizas y si no sabes dónde pisar puedes acabar atrapado en ellas.

Casas junto a la muralla

Picado

Casas

Me llamó la atención este “ascensor” que seguramente utilizaban para subir los alimentos hasta la abadía, que recordemos en el momento de su fundación alojaba una orden de monjes benedictinos.

El ascensor II

Vista general

Aproximadamente a la hora de comer ya habíamos completado la visita (es lo que tiene madrugar) y como queríamos volver al atardecer, para ver la subida de la marea y sobretodo para poder fotografiarlo de noche, decidimos volver al camping a descansar, así que sacamos el coche del aparcamiento mucho antes de la hora límite.

Por la tarde, después de cenar, como no estábamos muy seguros de dónde podríamos aparcar (recordad que el parking cerraba a las siete) decidimos ir andando siguiendo el sendero que va junto al río. Es muy bonito andar por ese camino con la silueta del monte cada vez más cerca y las luces de la tarde cambiando a medida que el sol cambia de posición.

Camino al monte

Desenfocado

Cuando sube la marea

Finalmente llegamos a un puente, un mirador privilegiado a un kilómetro aproximadamente del monte. Es muy ancho, con bancos para poder sentarse y contemplar el espectáculo y por el que no pasan coches, un lugar ideal para plantar el trípode y hartarse de hacer fotos.

Nosotros Estos somos nosotros, que no salimos nunca en las fotos (como mínimo yo).

Al atardecer

Casi es de noche

El mirador Este es el mirador desde el que se puede contemplar la puesta de sol.

En el mediterráneo no tenemos mareas y ver cómo allí de repente el agua empieza a subir de nivel y a ir en dirección contraria, desde el mar hacia el interior, es algo que a mí me deja alucinada. Ya había podido verlas en Suances pero las mareas en la abadía de Saint Michel son espectaculares, como ya he dicho antes las mayores de Europa.

Tras hacer una cuantas fotos de la puesta de sol fuimos a cenar a un restaurante cercano, que todavía nos quedaba otra tanda de fotos, la del monte iluminado. Después de cenar volvimos al mismo mirador, volví a plantar el trípode y saqué probablemente una de las fotos más espectaculares del viaje.

De noche

Valió muchísimo la pena esperar hasta que anocheciera para conseguir esta foto. Es una de las fotos de las que me siento más orgullosa y la enseño a todo el mundo. Me costó un poco porque no paraba de pasar gente por el puente y aunque no lo parezca hacían que se moviera el suelo y la foto quedara desenfocada. Esta está tirada a una velocidad de disparo de 30 segundos y el diafragma cerrado a 9,para conseguir profundidad de campo, e ISO 200. Con el obturador abierto durante 30 segundos cualquier mínimo movimiento de la superficie afecta a la foto, pero no podía impedir que la gente andara por el puente 🙂

Ahora sí, había fotografiado el Mont Saint Michel del derecho y del revés, a primera hora del día y por la noche, tocaba volver al camping a descansar.

Tengo más fotos de aquel día que no he puesto aquí, si queréis verlas están en mi galería de flickr.

25 Replies to “El Mont Saint Michel”

  1. Non gogoa, han zangoa

    ¡Hola!

    Me ha encantado la entrada, ¡Y ni qué decir de las fotos! como bien dices tú, la última es magnífica, me gusta mucho.
    Yo también llevo años queriendo visitar el islote. Coincido contigo, lo mejor es hacer dos visitas, una de día y otra una vez entrada la noche…es mágica!

    Un saludo!

    🙂

    Reply
    • Sandra Post author

      Gracias!!
      Desde luego merece muchísimo la pena ir al atardecer, ver como sube la marea y contemplar la puesta de sol y cómo va cambiando la iluminación del monte a medida que el sol se pone.

      Reply
  2. machbel

    Que bonito el Mont Saint Michel, sitio famoso donde los haya, y del que no me canso de ver fotos y fotos. A ver si lo visito un día, que cada vez me gusta más. Los monjes si que sabian construir sus abadías en buenos lugares.

    Reply
    • Sandra Post author

      Saint Michel es uno de los lugares más visitados de Francia y con razón, por eso recomiendo evitar el mes de agosto!!!! No te lo pienses y haz una escapada, son mil kilómetros de nada…

      Reply
  3. Víctor (Vivir Europa)

    Es una auténtica pasada. Qué envidia me das Sandra. Yo fui allí con el tiempo justo y solo una cámara compacta así que ni entré ni pude tomar fotos decentes. Gracias por traerme el Mont St Michel con esta perspectiva 😉

    Reply
    • Sandra Post author

      Gracias por tus amables comentarios:-)
      Ya sabes, cuando vuelvas de tu periplo europeo tienes una visita pendiente a Saint Michel!!

      Reply
  4. Marta

    Hola! mi pareja y yo estábamos pensado en visitar Mont Saint Michel puesto que un familiar nos lo ha recomendado y sin duda al leer tu relato y sobretodo por las fotos ¡¡lo visitaremos!! Quería saber que ruta o que excursión hicisteis para visitarlo, puesto que has dicho que no la visitemos por nuestra cuenta. Y por último vosotros fuisteis por la mañana temprano en coche y regresasteis antes de las 7 y luego ¿a que hora volvisteis? fuisteis andado o como, porque he visto una fotografía con bicis y no se si las alquilasteis o que…y después de cenar si había subido la marea…¿como volvisteis?

    Un saludo y gracias

    Reply
    • Sandra Post author

      Hola Marta!

      Bienvenida a mi blog y gracia por tu comentario! Sin duda, si tenéis ocasión de ir al Mont Saint-Michel, no lo dudéis ni un instante, es precioso!

      A ver, intentaré responder a tus preguntas. Al monte puedes ir por tu cuenta, sin ninguna duda. Puedes entrar dentro del recinto amurallado y visitar la abadía sin necesidad de guía. Lo que no puedes hacer por tu cuenta es una excursión andando por la arena, rodeando la muralla, ya que es zona de arenas movedizas y si no sabes dónde poner el pie puedes acabar enterrada. Nosotros no hicimos esta visita, por tanto no puedo darte más información, lo siento.

      El acceso al interior de las murallas es gratuito y puedes estar dentro el rato que quieras. El acceso a la abadía es de pago, 13€ costaba el año pasado, y las colas que se forman en las taquillas son considerables, por eso, si tienes ocasión de comprar las entradas anticipadas, mejor hazlo, te ahorrarás un rato de espera.

      Actualmente el monte no queda jamás completamente aislado, ni con marea alta, ya que la carretera de acceso hace las funciones de dique. Existe un proyecto para devolver el monte a su estado original, es decir, que quede aislado con la marea alta, pero desde el año pasado a este no lo habrán llevado a cabo, no te preocupes. Lo que sí queda inundado por las mareas es la zona de aparcamiento. La carretera de acceso es muy estrecha, y allí no puedes aparcar, por eso hay unas zonas de aparcamiento justo al nivel del agua, donde caben muchísimos coches (la afluencia de visitantes es enorme) pero que cuando sube la marea quedan inundadas.

      Si vas de día no hay problema, no sufras, porque tu coche no saldrá nadando. Si vas de noche (absolutamente recomendable) es otra cosa. Tienes dos opciones, ir andando o en bicicleta, por un sendero paralelo a la carretera (el que has visto en las fotos) o ir en coche y aparcarlo justo cuando se acaban las casas, que es cuando empieza la bahía, y de ahí hacer el último tramo andando (1km como mucho). Si llegas pronto podrás aparcar en la misma carretera de acceso (ya no hay guardias y por tanto podrás), pero ya he dicho que la carretera es estrecha y se llena enseguida. Nosotros fuimos sobre las 8 de la noche y fuimos andando desde el camping (unos 4km), pero la vuelta, a las 11 de la noche, se nos hizo un poco pesada, o sea que te recomiendo bicicleta o tener el coche a medio camino.

      Pero repito, el monte no queda jamás aislado, o sea que no sufras por quedarte allí dentro incomunicada y no poder salir, que eso actualmente no pasa.

      No sé si he resuelto tus dudas, si tienes más, no dudes en preguntarme, te responderé encantada 🙂

      Reply
  5. jorge luis

    Que mar de imagenes has sembrado en mi mente,he descubierto con ellas el suelo que quizas jamas llegue a pisar pero que al verlas me han transportado s monte san michel, mil gracias.

    Reply
  6. Teresa Hernandez

    hola sandra:
    Que maravilla de fotos y tus comentarios fabulosos, no conozco Europa u mucho menos mont Saint Michel, pero es uno de los lugares que quiero conocer antes de morir, soy de México y por acá tenemos bellísimos lugares que ojalá conozcan algún día.

    tere

    Reply
  7. lorena

    Preciosas fotos me encantan! Me caso dentro de dos meses y si podemos iremos alli! Me ha gustado tu explicación porque no sabiamos a que hora visitarlo. El camping donde estabais que tal es? Es caro? El viaje lo haremos en coche y tenemos que alojarnos en varios sitios.. gracias!

    Reply
  8. mundocirculante

    Hola, Sandra!
    Enhorabuena por el blog! He llegado a él porque resulta que acabo de escribir una entrada en el mío sobre el Mont Saint-Michel. Fuimos en un viaje por la Bretaña, y como estaba tan cerquita, no nos resistimos a dejarlo sin ver…y la verdad es que fue de lo mejorcito del viaje! Las fotos no son mías, sino de mi cuñado, que sabe un poco más de fotografías que yo… ;P
    Por si queréis echarle un vistazo, encontraréis algunas curiosidades más en http://mundocirculante.wordpress.com/2013/05/07/ciudades-flotantes-fantasmas-bretana/

    Reply
  9. victor astudillo

    Mont Saint- Michel lo conoci en una postal y desde entonces he quedado encantado, espero algun dia conocerlo, te agradesco que compartas esta experiencia y las fotos son increibles, gracias, muchas gracias

    Reply
  10. Josefa Murcia Vivancos

    !Hola Sandra! Esta mañana estoy buscando una buena foto para inspirarme en una pintura a regalar a una amiga que desea sea en azul.
    De pronto me acordé del Monte Sant Michel que tuve la suerte de visitarlo en Agosto 2010
    Tambien recorrí otras ciudades como Caen, Etretat, Rouan, y sobre todo ,toda la costa del
    desembarco. Entonces encontré este magnífico reportage de de tu viaje con tu pareja.(Todo
    un lujo), y sobre todo se nota que eres persona comunicativa y generosa, por el aporte tan
    extraordinario que nos has regalado. ( Como tantas personas te estoy agradecida por tu
    aporte gratuito y valioso)
    Continúa si yá no lo habeis hecho viajanda por el Languedoz y la Pravenza., además de la ruta de los castillos. He recorrido estas zonas porque tengo familia en Francia que me ha hecho conocer estas ciudades llenas de historia y arte.
    Continuar recopilando vuestros recuerdos en fotografías porque en un tiempo posterior será
    un hermoso legado para disfrutar.
    Gracias de nuevo y siento haberos descubierto tan tarde porque vuestra simpatía me ha
    cautivado.( Soy persona mayor y vloro de forma especial estos y otros regalos que tengo y
    tenemos la suerte de disfrutar )
    Un abrazo especial para tí y tu pareja. ” Continuar viajando y disfrutar , estais en plenitud de
    vida”

    Reply
  11. Pingback: El Mont Saint Michel « Fotografiant i viatjant

  12. Ana

    Podrias decirme el nombre de vustro camping. Vamos a ir esta semana santa y estoy recopilando info. Muy buen post, me ha encantado. Y las fotos… Ojala pueda hacer fotos asi..jajaj

    Reply
    • Sandra Post author

      Hola Ana!
      El camping se llama Aux Pommiers, completamente recomendable, sobretodo por su ubicación. Que disfrutéis del viaje!

      Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.