Una excursión a La Mola

Excursió a La Mola

Si te gusta la montaña seguro que alguna vez has subido a La Mola. Y si eres de Terrassa o alrededores, la figura de la montaña de Sant Llorenç del Munt recortada en el horizonte es una imagen que seguro te ha acompañado toda la vida. Cuando ves Sant Llorenç del Munt al fondo sabes que estás llegando a casa. Yo la veo desde el balcón de casa, y no es que viva en un lugar privilegiado, sino que se ve desde muchos lugares. Cada mañana miro hacia su cima, hacia La Mola, para ver si está claro, si parece que quiere llover, si se ve la cima o la tapan las nubes … Pero subir, hacía muchos años que no lo había hecho. Y es más, me había prometido a mí misma que no lo volvería a hacer. ¿Por qué? Pues porque seamos claros, a mí no me gusta caminar. No estoy nada en forma y una excursión de diez minutos termina conmigo, con mis piernas y con mi respiración. Pero a Cesc le gusta la montaña y desde que nos trasladamos a vivir a Terrassa que me estaba diciendo que quería ir. Así que, incumpliendo mi promesa, he vuelto a subir a La Mola.

Excursió a La Mola

Datos prácticos: cómo llegar
Desde Terrassa tenemos que ir dirección Matadepera, y una vez pasada la población seguir las indicaciones hacia Mura (pueblo que si no conocéis os recomiendo que le hagáis una visita). Seguiremos todo recto hasta el Coll de Estenalles, donde hay una zona de aparcamiento muy grande donde tendremos que dejar el coche. Cabe decir que si vais en fin de semana es mejor que lleguéis temprano, porque desde el Coll de Estenalles salen varias excursiones y a media mañana es difícil aparcar. También os tengo que decir que la ascensión por el Coll de Estenalles es la ruta larga, pero fácil. La manera más recta pero también más empinada de subir a La Mola es por Can Robert, pero nosotros decidimos hacer el camino fácil. Además, esto te permite añadir el Montcau a las cimas del día.

Excursió a La Mola

Una vez aparcamos el coche en el Coll de Estenalles debemos ir siguiendo el camino, que está perfectamente señalizado. Después de una primera subida por asfalto, que se hace bastante pesada, comienza el camino. Os tengo que decir que es muy sencillo y por lo tanto fácil de hacer, y las vistas que tenemos son magníficas. Enseguida vemos al fondo la cima del Montcau, y es que está muy cerca.

Excursió a La Mola

Si queremos subir al Montcau tendremos que coger el atajo que nos lleva, si no, seguimos caminando contemplando las vistas. Yo no lo hice y preferí seguir caminando con mi padre y mi hermana, pero Cesc, que sí lo hizo, dice que el último trozo es bastante empinado y difícil. En esta foto se puede apreciar como es este último tramo. Si la hacéis grande podréis ver cómo suben mi cuñado y mi “sobrino” de cuatro patas.

Excursió a La Mola

La excusa de sacar fotos me permitía ir parando para recuperar el aliento, aunque realmente debo decir que el camino no es nada difícil. Además, como se ve en la foto de abajo, es bastante sombrío, lo que lo hace más agradable.

Excursió a La Mola

Excursió a La Mola

Cuando no llevamos ni una hora caminando ya vemos al fondo el monasterio de Sant Llorenç del Munt , que corona la cima de La Mola. Y también podemos ver, al fondo, la inconfundible montaña de Montserrat, a la que también me prometí a mí misma que no volvería subir a pie desde Monistrol.

Excursió a La Mola

Excursió a La Mola

Por el camino también encontramos una roca de escalada, pero este sí que es un deporte que ni practico ni creo que practique nunca.

Excursió a La Mola

Cuando llevábamos aproximadamente una hora y media caminando paramos a descansar y a desayunar. Teníamos la cima al lado, pero lo que yo no sabía es que nos quedaba la parte más dura. Y es que si hasta ahora el camino había sido casi plano, ahora nos tocaba superar un desfiladero, y para ello el camino hacía una bajada para luego volver a subir, ya hasta arriba. Es decir, que todo el desnivel lo hicimos el último trozo de camino.

Excursió a La Mola

Excursió a La Mola

Finalmente, porque el camino es duro (para una persona que no está entrenada como yo) pero no imposible, llegamos arriba, unas dos horas y media después de haber salir del Coll de Estenalles.

Excursió a La Mola

Para recuperarse de la caminata arriba hay un restaurante , donde podréis tomar algo o reservar mesa para comer o cenar. Sé que va mucha gente pero yo no he comido nunca, así que no os puedo decir qué tal es. Nosotros disfrutamos de las vistas y visitamos el monasterio, que está abierto a todo el mundo.

Excursió a La Mola
Vista de Terrassa desde la cima de La Mola

Excursió a La Mola

Excursió a La Mola

La excursión valió la pena, no fue tan dura como la recordaba aunque el tramo final se me hizo un poco cuesta arriba (nunca mejor dicho). Pero realmente a poco en forma que uno esté es capaz de llegar arriba. Así que si sois de la zona, o pasáis unos días por aquí y os apetece hacer un poco de montaña, no perdáis la ocasión de subir a La Mola. No os arrepentiréis.

4 Replies to “Una excursión a La Mola”

  1. Mònica

    Hola!! A mi me pasa igual que a ti, pero he decidio que este sàbado voy a subir. El camino que dices que se hace saliendo del coll de estenalles, es el mismo camino que el dels monjos? Muchas gracias.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.