Browsing articles in "Blog"

Ruta por Alemania, primeras impresiones

ago 20, 2014   //   by Sandra Moscoso   //   Alemania, Viajes  //  4 Comments
_DSC0123

A orillas del Mosel

Hace dos días que escribía por aquí que nos íbamos de ruta y ya hemos vuelto. A falta de editar, clasificar y organizar las fotos y la información que he recogido en estos 18 días de viaje, hago una primera entrada con las impresiones generales del mismo.

Primero de todo decir que, a grandes rasgos, Alemania no nos ha decepcionado. Ya era la segunda vez que recorríamos el país, aunque por una zona diferente, y hemos encontrado exactamente lo que íbamos a buscar: buena comida, bonitos paisajes y gente amable que ha hecho todo lo posible para que me pudiera entender con ellos en mi precario alemán. Siguiendo nuestra tónica habitual hemos hecho una ruta circular (bueno, más bien elíptica), para evitar en la medida de lo posible pasar dos veces por el mismo sitio. Esta es la ruta que hemos seguido este año:

Captura de pantalla 2014-08-16 a les 22.50.30

Detalle de la ruta
Cualquier ruta en coche, excepto que vayamos a Portugal, implica que deberemos cruzar Francia, así que también hemos aprovechado para conocer un poco más al vecino de arriba. Y aunque fuera por unas horas, hemos puesto la cruz a otro país visitado: Luxemburgo. Las etapas del viaje han sido:

  • Día 1: Lyon
  • Días 2 a 5: Selva Negra
  • Día 6: Frankfurt
  • Días 7 y 8: Hamburgo
  • Días 9 a 12: Colonia, Düssedorf, Bonn, Aquisgrán, Andernach
  • Días 13 a 16: Valle del Mosel
  • Días 17 y 18: París y Versalles
_DSC0545

Großensee, Alemania

Alojamientos
En Lyon y Frankfurt optamos por alojarnos en un hotel de la cadena Ibis, ya que sólo pasábamos una noche en la ciudad. Estos hoteles cumplen de sobras con nuestros requisitos: habitaciones amplias, camas confortables, bien comunicados con el centro de la ciudad, disponen de aparcamiento, wifi gratis y lo mejor de todo, son baratos. En Lyon pudimos acercarnos al centro de la ciudad dando un paseo y el hotel de Frankfurt estaba al lado de una parada de U-Bahn, con lo que también pudimos dejar el coche aparcado y visitar la ciudad en transporte público.

_DSC0959

Camping Berger. Colonia

En cuanto a los cámpings, se confirma la buena impresión que nos llevamos la primera vez respecto a estos establecimientos en Alemania. Parcelas amplias, instalaciones limpias y confortables y ambiente tranquilo y familiar es lo que hemos encontrado en todos ellos. Si estáis pensando ir de cámping por la misma zona que nosotros, estos han sido nuestros alojamientos:

  • En la Selva Negra: Europa Camping Sand. En la localidad de Willstätt, ha sido el punto desde el que hemos descubierto esta preciosa región.
  • En Hamburgo: Campingplatz ABC amb Großensee. A orillas del lago que da nombre al camping, en una ubicación privilegiada tanto para visitar Hamburgo como para pasar unos días de descanso.
  • En Colonia: Camping Berger. Está a orillas del Rin, concretamente en el kilómetro 681, y a siete kilómetros del centro de Colonia, ciudad a la que se puede acceder en transporte público o en bicicleta, siguiendo el carril bici que sale de la misma puerta del cámping y transcurre pegado al río. Absolutamente recomendable, por ubicación y por instalaciones.
  • En el Valle del Mosel: Campingplazt Gülser Moselbogen. Si el de antes estaba pegado al Rin éste lo está al Mosel, una de las zonas más bonitas de Alemania. Muy cerca de Koblenz, también es el punto de partida ideal para conocer el Valle del Mosel. Igualmente muy recomendable.
  • Y por último, ya en Francia, nos hemos alojado en el Huttopia Versailles, un cámping a 20 minutos en tren del centro de París y a cinco en autobús del Palacio de Versalles, lo que nos ha permitido, una vez más, dejar el coche aparcado y movernos en transporte público. Esperábamos encontrarnos un lugar caro y malo y ha sido todo lo contrario. Las parcelas no eran verdes y espaciosas como las de los cámpings alemanes, pero sin duda un opción muy recomendable si se quiere ir a París y dormir en un cámping.
_DSC0806

Parque a orillas del Rin, Colonia

Cómo moverse
Los 5.662 kilómetros recorridos confirman que nosotros principalmente nos hemos movido en coche. En nuestro caso, al ir de cámping y tener que cargar con todos los bártulos desde casa, es esencial llevarnos nuestro propio coche. Pero como os he dicho antes, en alguna ocasión también hemos podido dejarlo aparcado y disfrutar del transporte público.

En Frankfurt, por 9,90€ adquirimos una tarjeta de transporte de un día para grupos, con la que pudimos ir del hotel al centro de la ciudad. También es cierto que, si os alojáis en el centro, seguramente no necesitaréis ningún tipo de transporte, ya que el casco antiguo de Frankfurt es pequeñito.

En Colonia lo mismo pero por 10,10€. Dejamos el coche aparcado en la estación del tranvía “Heinrich-Lübke-Ufer”, que estaba a 1 kilómetro del cámping, y nos acercamos al centro de la ciudad en transporte público. Además, según nos advirtieron, para poder circular en coche por Colonia es necesario pagar una tasa “de medio ambiente” que cuesta 5€.

Desde Versalles, con la línea C del RER y por 14€ por persona se accede fácilmente al centro de la ciudad. El billete, que es para un día, te da acceso al resto de transporte público de París, incluido el funicular de Montmatre. Tiene parada en la Torre Eiffel, en los Inválidos o en Notre Dame, para que os hagáis una idea.

Al resto de ciudades fuimos con nuestro coche, que no tuvimos más remedio que aparcar en aparcamientos públicos y rascarnos el bolsillo, excepto en Hamburgo y Koblenz, que como era fin de semana pudimos aparcar en lo que sería el equivalente a nuestra zona azul sin soltar un euro. Esto es importante que lo tengáis en cuenta, os podréis ahorrar unos eurillos.

_DSC0800

Puesta de sol a orillas del Rin, Colonia

Dónde comer
En las cafeterías, los Biergarten, los puestos callejeros… La oferta es amplia y a precios muy razonables. Comer en Alemania no es un problema. Además hemos tenido la suerte que en Hamburgo, Frankfurt y Koblenz estaban en fiestas con lo que la oferta callejera era todavía mayor. También hemos optado muchas veces por ir al supermercado y hacernos nosotros la comida. En cada pueblo encontraréis un Lidl o un Aldi donde compraros algo para preparar la comida o la cena.

_DSC0935

Biergarten en Bonn

Balance de gastos

Normalmente esto se hace al final, cuando ya se ha contado la ruta, pero como no sé cuánto tardaré en terminar todas la entradas (teniendo en cuenta que todavía tengo pendiente alguna de Estambul más un fin de semana en Andorra), y además lo tengo calculado, lo pongo ya por si alguien todavía está planeando unas vacaciones por Alemania y quiere saber por cuánto le puede salir.
Han sido 18 noches fuera de casa, 2 de hotel y 16 de cámping, y como he dicho antes, 5.662 kilómetros. En esta suma no contemplo los regalos a la familia ni las paradas varias a tomar cervecitas en las terrazas (sí las que se incluyen durante la comida). Ahí va:

  • Peajes (sólo en cruzar Francia, las autopistas alemanas son gratuitas): 178,65€
  • Combustible (diesel en nuestro caso): 434,85€. El repostaje más barato fue en Luxemburgo (1,19€/litro) y los más caros en Francia (1,45€/litro)
  • Comida (sumo restaurantes y cuentas de supermercado, más la comida que compramos aquí antes de irnos): 591,61€
  • Hoteles: 117,90€ (a 58,95€ la noche de promedio)
  • Cámpings: 445,90€ (a 27,87€ la noche de promedio)
  • Parkings: 35,40€
  • Entradas (Castillo de Ludwigsburg y Palacio de Versalles): 70€
  • Transportes varios (tren a París, funicular en Lyon, tren turístico en Colonia, abono de transporte en Colonia y Frankfurt, autobús a Versalles): 68€

Total: 1.942,31€ (2 personas). Unos 54€ por persona y día de promedio.

_DSC0197

París, cómo no

En cuanto termine de ordenar y clasificar las casi 1.600 fotos que tengo del viaje me pongo con las entradas. Empezaremos por Lyon.

 

Nos vamos de ruta

jul 28, 2014   //   by Sandra Moscoso   //   Alemania, Viajes  //  1 Comment

640px-99CC_toppola_stensson
99CC toppola stensson” by Anders Jensen – http://biphome.spray.se/anders.jensen/ Via Wikimedia Commons.

Un año más llegan las vacaciones estivales y nosotros aprovechamos para cargar el coche, coger nuestra tienda de campaña y recorrer Europa a nuestro ritmo. Este año no me puedo quejar, en enero fui a Londres y en abril a Estambul, además de alguna escapada a lugares más cercanos, pero los que tenemos el gusanillo viajero todavía no hemos vuelto de un viaje que ya estamos pensando en el siguiente.

Y este verano repetimos país, aunque no zona. Nos vamos a recorrer la parte más occidental de Alemania. Hace dos veranos, en nuestra ruta por Suiza y Baviera quedamos tan encantados con los pueblos, los paisajes, los cámpings y la gente que hemos decidido repetir.

Como que para ir a Alemania no tenemos más remedio que cruzar Francia, pasaremos la primera noche en Lyon, donde esperamos tener tiempo suficiente para pasear un poco por la ciudad.

640px-Lyon_Tete_d_or_002
Lyon Tete d or 002” by Olivier Aumage – Photo taken by Olivier Aumage. Licensed under CC BY-SA 2.5 via Wikimedia Commons.

Nuestra primera parada en Alemania será la Selva Negra, lugar del que hemos leído maravillas y que hace mucho tiempo que teníamos ganas de visitar. Nos vamos en busca de paisajes, pueblos de postal y fresquito por las noches (pero que no llueva, por favor, que con la tienda de campaña es un poco engorroso).

640px-Schwarzwald_feldsee_vom_seebuck_ds_wmc_12_06_2013
Schwarzwald feldsee vom seebuck ds wmc 12 06 2013” by Dirk SchmidtOwn work. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons.

Desde aquí iremos a Frankfurt, donde tenemos previsto pasar una noche camino de Hamburgo, la siguiente parada del viaje.

640px-RK_1009_9904_Elbphilharmonie_HafenCity
RK 1009 9904 Elbphilharmonie HafenCity” by Reinhard KraaschOwn work. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons.

Desde Hamburgo empezaremos a dar la vuelta, y en el camino a casa pararemos en Colonia para poder admirar su grandiosa catedral. Mucha gente nos ha dicho que en Colonia no hay nada más que ver a parte de su catedral, veremos si es verdad. También aprovecharemos para visitar Düsseldorf y Bonn, que están muy cerca.

589px-Kdom
Kdom” by ger1axg – Own work. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons.

Y la última parada en tierras alemanas será el Valle del Mosel, lugar del que desconocíamos su existencia pero que todos nuestros amigos nos han dicho que no podemos dejar de visitar, así que hemos decidido hacerles caso.

640px-2006-07-17_moselschleife_bremm_hochkessel
2006-07-17 moselschleife bremm hochkessel” by Axel Mauruszat – Own work. Licensed under Attribution via Wikimedia Commons.

Después de las vacaciones del año pasado en Cerdeña, donde básicamente nos dedicamos a tumbarnos al sol, este año volvemos a la carretera y a visitar pueblos y ciudades, que es lo que realmente nos gusta hacer en vacaciones.

Como siempre me ha pillado el toro y no he podido terminar las entradas sobre Estambul, además de alguna otra que tengo en la recámara de otra escapada que hemos hecho, así que a la vuelta tendré material de sobras para alimentar el blog hasta final de año, como mínimo.

Que tengáis unas buenas vacaciones y unos felices viajes.

El Estambul más europeo y un momento mágico

jul 23, 2014   //   by Sandra Moscoso   //   Turquía, Viajes  //  No Comments

Estambul

Después de visitar el Palacio Dolmabahçe y degustar de nuevo un delicioso bocadillo de caballa en un puesto ambulante a orillas del mar, dedicamos la tarde a seguir visitando la parte más europea de Estambul, es decir la orilla norte del Cuerno de Oro. Según el mapa no había demasiada distancia entre el Palacio y la Plaza Taksim, centro neurálgico de la zona más occidental y punto de encuentro de los habitantes de la ciudad cada vez que se reúnen para protestar por algo (motivo por el que yo personalmente no me alojaría en esa zona).

En línea recta sí que estaba cerca, pero cuesta arriba también. Pasamos por unas calles que no tienen nada que envidiarle a las cuestas del barrio del Carmel en Barcelona, además de feas y sin ningún tipo de encanto, para finalmente llegar a Taksim. Menuda decepción. Esto es la plaza Taksim.

Estambul

Estambul

Metros de cemento rodeados de edificios, con gente yendo y viniendo y sin nada que ver o hacer allí. En mi opinión, un lugar completamente prescindible en vuestra visita a la ciudad.

Estambul

Desde la Plaza Taksim sale la Avenida Istiklâl, la avenida más larga y abarrotada de Estambul, que en tiempos de la corte otomana albergaba las sedes de las embajadas europeas pero donde hoy día sólo podemos ver las mismas tiendas que en cualquier otra ciudad. Existe un tranvía que a lo largo de toda la avenida une la plaza Taksim con el funicular de Gálata, pero yo no lo vi funcionando.

Estambul

Si habéis estado en Portal de l’Àngel o en la calle Preciados un sábado de rebajas os haréis una idea de lo que era pasear por Istiklâl. Otra parte completamente prescindible de la ciudad, para mi gusto.

Estambul

Estambul

Estambul

Finalmente conseguimos alcanzar la Torre Gálata, y esto es lo que nos encontramos.

Estambul

Estambul

Más colas, una cola que en la media hora que estuvimos más o menos no se movió ni un centímetro. Aquel día, con las tres horas del Palacio Dolmabahçe habíamos agotado nuestro cupo de “tiempo perdido en hacer cola”, así que nos conformamos con fotografiarla por fuera y seguimos nuestro camino hacia el muelle.

Las vistas desde la orilla norte del Cuerno de Oro sobre Sultanahmet son de lo mejor de Estambul, no me cansé de fotografiarlas. En la imagen inferior vemos Santa Sofía.

Estambul

Y en esta el Palacio Topkapi a la izquierda y Santa Sofía a la derecha.

Estambul

Desde el extremo del Puente de Gálata se ven tres mezquitas. Si no me equivoco una es la Mezquita Nueva (Yeni Camii) pero las otras dos no las identifico.

Estambul

Todos los aficionados a la fotografía buscamos la “hora mágica” u “hora azul” y yo no estaba dispuesta a irme de Estambul sin obtener una foto de la Mezquita Azul en este momento tan especial del día, así que armada yo con mi trípode y Cesc con una buena dosis de paciencia, y mientras degustábamos un delicioso té en la explanada de las mezquitas, contemplábamos (e inmortalizábamos) este momento.

En esta primera foto todavía no habían encendido las luces, aunque creo que la imagen es preciosa.

Estambul

En la entrada anterior os decía que había tres cosas que nadie que vaya a Estambul debía dejar de hacer: la primera era visitar Santa Sofía, la segunda comer un bocadillo de caballa en un puesto ambulante, y aquí va la tercera, contemplar la Mezquita Azul a la puesta de sol y escuchar la llamada de la oración. Es un momento realmente mágico.

Llamada de la oración

Y ahora sí, tenía por fin la foto de la Mezquita Azul al anochecer con las luces encendidas. “La foto” del viaje.

Estambul

Al otro lado de la plaza Santa Sofía lucía igual de majestuosa.

Estambul

Y otra vez la Mezquita Azul, desde otro ángulo y ahora ya completamente de noche.

Estambul

Había sido un día muy largo, habíamos perdido mucho tiempo haciendo cola pero lo que habíamos visto había valido realmente la pena. Y con estas vistas pusimos punto final a nuestro día.

Páginas:«1234567...62»

DPK ahora también en castellano

Archivos

Categorías

Miembro de

Sígueme

  • Flickr
  • Google+
  • Instagram
  • WordPress.com Blog
  • Vimeo

Suscripción por RSS

Escribe aquí tu dirección de correo electrónico y suscríbete a este blog. Estarás al día de todas las actualizaciones.

Únete a otros 8 suscriptores

¿Qué estás buscando?

Visitantes ahora mismo