Browsing articles in "Blog"

Por la puerta grande: Santa Sofía

may 29, 2014   //   by Sandra Moscoso   //   Turquía, Viajes  //  4 Comments

Cuando comentamos que en Semana Santa iríamos cinco días a Estambul mucha gente nos dijo que era muy poco, que no tendríamos tiempo de ver la ciudad. Pero esos eran los días de los que disponíamos, así que nosotros nos fuimos dispuestos a ver todo lo que pudiéramos pero sin agobiarnos por si nos quedaban cosas en el tintero. Nos íbamos de vacaciones, no a un juego de pistas. Está claro que no vimos toda la ciudad, ni de lejos, pero sí que pudimos ver todo aquello que nos habíamos propuesto, a buen ritmo pero sin sacar el hígado por la boca y permitiéndonos el lujo de pasar cada tarde por el hotel a descansar un ratito antes de ir a cenar. Así que estructuraré las entradas en función de lo que hicimos cada día, por si a alguien le puede servir de pista para una visita de cinco días a Estambul.

Estambul

Estambul

A pesar de coger el avión a horas intempestivas perdimos toda la mañana entre el vuelo y el traslado al hotel. Después de comer, y como el hotel estaba muy cerca de Santa Sofía, decidimos acercarnos a echar un primer vistazo, queríamos ver de cerca uno de los monumentos por el cual habíamos ido a Estambul. La cola de entrada no era excesiva (comparada con la de otros lugares era de risa), y como que por algún sitio había que empezar, decidimos entrar. La entrada cuesta 30 liras turcas, aunque existe la posibilidad de obtener una Museum Pass que incluye alguno de los puntos de más interés turístico de la ciudad. Y nada más cruzar la puerta no exagero si digo que estuve un minuto entero con los ojos como platos y diciendo “uala!!”. ¡¡Pero es que es impresionante!! No sé si las fotos le harán justicia, me temo que no.

Estambul

Estambul

No os voy a contar nada sobre la construcción de Santa Sofía, para eso os pongo el enlace a la Wikipedia que lo explica muy bien. Tan solo os diré que me encantó, y que si algún día, por casualidades de la vida pasáis sólo unas horas en Estambul y tenéis que escoger un solo monumento, id a Santa Sofía de cabeza. Es cierto que hay mezquitas espectaculares, pero también es cierto que las encontraréis en otros países árabes. En cambio, esta joya de la arquitectura es única.

Estambul

Estambul

Como ya viene siendo habitual en nuestros viajes, un andamio me estropeó la foto, qué le vamos a hacer.

Estambul

Estambul

Esta es una foto de la antigua basílica por fuera, desde la Plaza Sultanahmet.

Estambul

Y si la belleza del interior de Santa Sofía nos deja con la boca abierta, su vecina de enfrente no se queda atrás. Al otro lado de la plaza encontramos la imponente Mezquita de Sultanahmet, la Mezquita Azul.

Estambul

Después de salir de Santa Sofía y aprovechando que están una frente a la otra, decidimos visitar la Mezquita Azul. La visita a las mezquitas es gratuíta, tan sólo hay que tener en cuenta que no coincida con horario de rezo y cumplir con unas sencillas normas de vestuario. No se permite el acceso con zapatos (a la entrada os darán una bolsa donde podréis guardarlos), las mujeres debemos cubrirnos la cabeza y se deber vestir de manera decorosa, es decir, nada de pantalones cortos y camisetas de tirantes. Pero no conseguimos entrar, coincidió que era justo la hora de la oración y el acceso a los turistas estaba cerrado, así que nos limitamos a dar una vuelta por fuera.

En la foto inferior vemos como un hombre hace sus abluciones antes de entrar a rezar.
Estambul

Estambul

Estambul

Después de esto paseamos un rato por el Hipódromo, que está justo detrás de la Mezquita Azul, y que en su día acogía las carreras que se celebraban en la ciudad y llegó a ser el centro de la vida pública de la misma, el lugar donde los emperadores hacían sus apariciones y escenario de importantes acontecimientos. Hoy día es una plaza por la que pasear.

Estambul

Estambul

Estambul

Aquel día decidimos no visitar nada más, estábamos cansados por el madrugón y nos apetecía recogernos pronto, así que volvimos al hotel cruzando el Parque de Gülhane, unos jardines que en su día formaron parte del Palacio Topkapi y que hoy en día son un lugar al que los ciudadanos de Estambul van a pasear y a tomar el aire.

Estambul

Estambul

Estambul

Estambul

Para ser nuestro primer día no había estado nada mal.

Estambul: datos prácticos

abr 30, 2014   //   by Sandra Moscoso   //   Turquía, Viajes  //  2 Comments

Esta Semana Santa pasada decidimos hacer otra de nuestras escapadas, a una ciudad que tanto Cesc como yo le teníamos muchas ganas desde hace tiempo, supongo que atraídos por el misterio y el exotismo que nos evoca aquello que nos es desconocido: pusimos rumbo a Estambul.

Influenciada yo por Kenizé Mourad y su De parte de la princesa muerta y él por Orhan Pamuk y su Cevdet Bey e hijos, nos adentramos en las calles de la que fue primero Bizancio y después Constantinopla, capital del Imperio Romano de Oriente y del Imperio Otomano y hoy día la mayor ciudad de Turquía y la más poblada de Europa.

En las siguientes entradas os mostraré de manera más detallada qué vimos en los cinco días que duró nuestra estancia en la ciudad, ahora empiezo con unos cuantos datos prácticos.

Estambul
La Mezquita Azul

Cómo llegar
Nosotros llegamos en avión, supongo que como casi todo el mundo, en un vuelo de Turkish Airlines procedente de Barcelona, en el que no coincidimos ni con Messi ni con Kobe Bryant.

Y aquí quiero mencionar un servicio a tener en cuenta, no a nuestra llegada al aeropuerto de Estambul sinó en El Prat, antes de partir, que es el parking de larga estancia. Si os pasa como a nosotros, que no vivimos en Barcelona capital y además nuestro vuelo salía a horas indecentes, el transporte al aeropuerto a veces puede ser complicado, abusando siempre de la generosidad de padres y/o hermanos para que nos lleven a coger el avión. Buscando opciones de cómo llegar al aeropuerto a las cuatro de la madrugada dimos con esta posibilidad, el servicio de aparcamiento de larga estancia que ofrece el aeropuerto del Prat. Por 35€ pudimos dejar aparcado nuestro coche en el aeropuerto los 5 días que duró nuestro viaje, facilitándonos así tanto la ida como la posterior vuelta, que también era a horas indecentes (es lo que tiene buscar vuelos baratos, que vuelas a horas intempestivas).

Nosotros llegamos al aeropuerto Atatürk, el más cercano a la ciudad. En nuestro caso el hotel nos ofreció un servicio de recogida gratuito, que obviamente aprovechamos, pero si no tenéis esta suerte debéis saber que la línea M1 del metro de Estambul llega hasta el aeropuerto. Lo más normal es que para acercaros a vuestro hotel tengáis que hacer trasbordo a la línea de tranvía, que es la que circula por el centro de la ciudad. En ese caso deberéis bajar del metro en la parada de Zeytinburnu y de aquí coger la línea T1, que es el tranvía que nos lleva a la zona de Sultanahmet y Sirkeci.

Estambul
Interior de Santa Sofía

Dónde alojarse
El tranvía en Estambul funciona a la perfección, es rápido y económico (aunque llenísimo de gente), pero mi recomendación es que os alojéis lo más cerca posible de Sultanahmet y así podréis ir a cualquier parte andando (de la zona turística, se entiende). Los alrededores de Santa Sofía y el Palacio Topkapi están llenos de hoteles. Nosotros nos alojamos en el Maywood Hotel, pegado a la estación de trenes de Sirkeci y a cinco minutos andando de Santa Sofía, en una dirección, y del puente Gálata en la otra. Os lo recomiendo completamente.

Estambul
Interior del Palacio Topkapi

Dónde comer
En la calle, sin duda. Disfrutad de los puestos callejeros. No os podéis perder los bocadillos de caballa que hacen bajo el puente Gálata al anochecer. Por 6 liras turcas (2€ al cambio) pudimos comer uno de los bocadillos más deliciosos que he probado jamás. El puente Gálata está lleno de restaurantes, por los dos lados, de punta a punta, para todos los gustos y bolsillos.

Estambul
Preparando un bocadillo de caballa

Qué ver
Estambul es una ciudad grande, muy grande, y somos conscientes de que nos dejamos montones de cosas por visitar, pero en sólo cinco días fuimos a lo más turístico: Santa Sofía, la Mezquita Azul, Palacio Topkapi, Basílica Cisterna, Palacio Dolmabahçe, Gran Bazar, etc. Pero para mi gusto lo mejor del viaje ha sido, y que yo os recomendaría no perderos: estar en la plaza Sultanahmet a la puesta de sol y escuchar la llamada a la oración desde la Mezquita Azul, coger un ferry para cruzar a Asia y ver la puesta de sol desde Uskudar, y alguna de las mezquitas menos concurridas, como Yeni Camii o Süleymaniye Camii.

Estambul
Interior de la Mezquita Azul

Estambul
Puesto en el Bazar de las Especias

El balance general del viaje ha sido positivo, hemos visto cosas que nos han dejado con la boca abierta y hemos podido aproximarnos un poco a la cultura islámica, pero el hecho de que estuviera abarrotado de gente (3 horas para entrar al Palacio Dolmabahçe y 2 horas para asomarnos a la Torre Gálata), que apenas pudiéramos andar por la calle y que nos asaltaran en la puerta de todos los restaurantes por los que pasábamos han hecho que no pudiéramos disfrutar de la ciudad como nos hubiera gustado.

Estambul
Cola en el Palacio Dolmabahçe

En las siguientes entradas os cuento con detalle cómo ha sido nuestra visita.

Una tarde en Pasai Donibane

mar 25, 2014   //   by Sandra Moscoso   //   España, Guipúzcoa, País Vasco  //  2 Comments

Pasai Donibane

Cuando nos escapamos al País Vasco, aparte de recorrer las grandes ciudades o aquellos lugares más conocidos nos gusta descubrir nuevos rincones, pequeños pueblos en los que a menudo somos los únicos foráneos. Ya nos pasó en Vizcaya, cuando gracias a las indicaciones de la dueña de la casa rural donde nos alojábamos descubrimos Ea, y nos ha vuelto a pasar. Siguiendo las indicaciones de una buena amiga que vive allí descubrimos Pasai Donibane.

Pasai Donibane

Pasai Donibane (Pasajes San Juan en castellano) es un pequeñísimo pueblo junto al mar de la provincia de Guipúzcoa, apenas pasado Renteria. Para ir, si os pasa como a nosotros y el GPS no lo localiza, desde Donostia debéis ir a Rentería. Una vez aquí tomad dirección al puerto, que tendréis que bordear. Y pasado el puerto encontraréis los indicadores que os llevarán a Donibane. Está muy cerca de Donostia, así que si disponéis de vehículo propio es una excursión que se puede hacer en una tarde. De hecho, según nos dijeron, los días que hace buen tiempo muchos donostiarras van a Donibane a pasear.

Pasai Donibane

Y debe ser verdad a juzgar por la cantidad de coches que había aparcados en la entrada, muchos más que habitantes tiene el pueblo, eso seguro. Como en otros pueblos del País Vasco, el coche lo tendremos que dejar aparcado a la entrada y adentrarnos por sus calles caminando. Bueno, en este caso por su calle, ya que el pueblo tiene una calle llena de soportales y las casas pasan por encima. Sólo hay un semáforo a la entrada, que cambia cada diez minutos de reloj, para que los habitantes del pueblo puedan acceder con su coche hasta su casa. ¡Imagináos el tráfico que hay!

Pasai Donibane

Una vez se termina esta calle salimos a la bahía, donde los vecinos pueden tomar un trasbordador que los llevará hasta la otra orilla (y el otro pueblo) y donde también encontramos una gran plaza, un lugar idílico para sentarse y ver cómo se va poniendo el sol.

Pasai Donibane

Pasai Donibane

Pasai Donibane

Pasada esta plaza el pueblo ya se acaba, ya partir de ahí continua un camino que sigue bordeando la bahía y termina en un chiringuito al aire libre con unas cuantas mesas donde la gente puede ir a pasar el rato .

Pasai Donibane

Pasai Donibane

Si algún día vais por la zona y tenéis la ocasión, no perdáis la oportunidad de pasar un rato en este delicioso pueblo.

Páginas:«1234567...62»

DPK ahora también en castellano

Archivos

Categorías

Miembro de

Sígueme

  • Flickr
  • Google+
  • Instagram
  • WordPress.com Blog
  • Vimeo

Suscripción por RSS

Escribe aquí tu dirección de correo electrónico y suscríbete a este blog. Estarás al día de todas las actualizaciones.

Únete a otros 8 suscriptores

¿Qué estás buscando?

Visitantes ahora mismo