Desde el corazón financiero de Europa

Siempre habíamos oído que Frankfurt era fea, muy fea, que no valía la pena ir. Pero resulta que nos venía de camino entre la Selva Negra y Hamburgo y decidimos parar una noche, con lo que no llegamos ni a pasar un día entero. Y todavía ahora no sé si Sigue leyendo / Continua llegint