Browsing articles in "Viajes"

Nos despedimos de Estambul

sep 28, 2014   //   by Sandra Moscoso   //   Turquía, Viajes  //  No Comments

Estambul

Después de cuatro días completos en los que habíamos podido visitar todo lo que nos habíamos propuesto, nos quedaba una mañana para deambular por la ciudad esperando a que se hiciera la hora de ir al aeropuerto y coger el avión de vuelta a casa. Nos planteamos volver a visitar Santa Sofía, pero las colas de la entrada nos hicieron desistir, y aprovechamos para visitar una última mezquita, por delante de la cual habíamos pasado cada día pero todavía no habíamos entrado: Yeni Camii o la Mezquita Nueva.

Estambul

Estambul

Se encuentra a orillas del Cuerno de Oro, justo frente al puente de Gálata, y es imposible no quedarse parado a contemplarla cuando vamos o venimos por el embarcadero. Creo que contemplarla de noche desde el puente es una de las imágenes que más me impactó de Estambul. Pudimos verla sin apenas gente y una vez más su interior nos encantó.

Estambul

Estambul

Estambul tiene montones de mezquitas y visitarlas todas debe ser poco menos que imposible, pero merece la pena entrar en unas cuantas y observarlas detenidamente, sobretodo las que no son tan turísticas y en las que no tendremos que pelearnos con montones de personas que intentan sacar la mejor foto.

El resto de la mañana lo dedicamos a pasear y degustar un té en la plaza Sultanahmet frente a Santa Sofía, una de las joyas de este viaje.

Cuando me preguntan si me gustó la ciudad mi respuesta es que no, y lo explico. Vi cosas que me gustaron mucho, muchísimo, vivimos momentos mágicos y la ciudad merece una visita, pero no es un lugar al que volvería con los ojos cerrados. La ciudad en sí me pareció caótica, a parte de descuidada, y la cantidad de gente que encontramos en todas partes añadido a las interminables colas para acceder a los palacios hicieron que terminara un poco harta de la ciudad. He estado cuatro veces en Londres y tres en París, y a cualquiera de las dos volvería mañana mismo, porque aunque no vaya a visitar nada concreto son ciudades por las que simplemente pasear por sus calles es una delicia (como hicimos en París este verano). Y Estambul no tiene esto. Estambul es una ciudad a la que vas a visitar monumentos, magníficos como ya he dicho, pero por la que no es agradable pasear.

Y ahora sí, con esta entrada doy por finalizado el relato de nuestro viaje a Estambul.

Ver desde Asia cómo se pone el sol en Europa

sep 18, 2014   //   by Sandra Moscoso   //   Turquía, Viajes  //  No Comments

Estambul

Cuando empecé a relatar nuestro viaje a Estambul dije que haría las entradas por orden cronológico, para que cualquiera que quiera visitar la ciudad pueda hacerse una idea de cómo planificar la ruta. Lo que pasa es que hay días de los que tengo tantísimas fotos que, si no parto las entradas, serían larguísimas. Y esto es lo que me ha pasado con el cuarto día en la ciudad y último que íbamos a pasar completo. Vimos tantas cosas y tan maravillosas que he tenido que repartirlo en tres partes. Empezamos el día visitando sus mercados más famosos: el Gran Bazar y el Bazar de las Especias, después nos maravillamos ante la belleza de la mezquita de Süleyman, y terminamos el día subiendo a la Torre Gálata (visita que nos había quedado pendiente del día anterior) y cruzando a Asia para ver la puesta de sol. Vayamos por partes.

Subir a la Torre Gálata
Estambul

La Torre Gálata está en la parte europea de la ciudad y sobresale por encima de los tejados, por lo que accediendo a ella tendremos unas vistas de 360 grados sobre la ciudad. Para llegar a la torre podemos hacerlo andando, cruzando el puente de Gálata si es que estamos alojados en la zona de Sultanahmet, y subiendo por unas empinadas callejuelas que nos llevarán hasta el pie de la torre, o coger el tranvía hasta Karaköy y allí tomar el funicular que nos llevará hasta Istiklal, desde donde retrocederemos (cuesta abajo) hasta encontrar la torre. El precio de la entrada es de 19 liras turcas.

Estambul

De todas las visitas que hicimos en Estambul esta es la que más me decepcionó. Es cierto que las vistas desde lo alto de la torre son buenas, pero para mi gusto no compensan ni el precio de la entrada ni sobretodo las colas para subir. Y es que a la cola que tuvimos que hacer para comprar la entrada y subir en el ascensor hasta arriba, tuvimos que añadirle la cola que hicimos dentro de la torre para poder salir al mirador. Se trata de un balconcito muy estrecho, por el que es necesario andar en fila india y te ves obligado a parar cada vez que una persona de las que está delante tuyo se para para hacer una foto (lo que sucede muy frecuentemente, como os podéis imaginar). Hasta que una persona no ha completado la vuelta entera otra no puede salir al balcón, y como es de suponer, después de estar más de una hora esperando para salir, cada persona que por fin consigue acceder al mirador se toma su tiempo para completar la vuelta.

Estambul

Las vistas son las de las fotos que os estoy enseñando, podéis valorar por vosotros mismos si os merecería la pena el ascenso. Mi opinión es que sólo compensa si tenéis la suerte de ir un día en el que no hay nadie y podéis asomaros al balconcillo sin problemas.

Estambul
En esta foto podemos ver Santa Sofía y la Mezquita Azul, con sus seis minaretes.

Estambul

Cruzar a Asia
Y para terminar el día hicimos otra de las visitas que, si tenéis ocasión, no os debéis perder. Queríamos cruzar a la parte asiática, por aquello de decir que habíamos pisado otro continente (nunca hemos estado en Asia) y decidimos hacerlo al atardecer.

_DSC0889
Orilla asiática de Estambul

Hay cruceros turísticos que ofrecen paseos por el Bósforo y poder cruzar a la orilla asiática, pero nosotros optamos por la versión “local”. Para ello deberéis dirigiros al muelle de Eminönü y tomar el ferry que va a Uskudar (1 token=3 liras turcas). Si no recuerdo mal la travesía dura unos veinte minutos y mientras el barco se aleja podréis admirar las vistas. Cuando lleguéis a la otra orilla deberéis girar a la derecha, siempre bordeando el puerto.

_DSC0894

Nosotros no paseamos por la zona, nos limitamos a quedarnos en la orilla, pero creo que es donde viven los habitantes de Estambul, alejados de la parte turística.

_DSC0901

Parece ser que hay mucha afición a la pesca porque aquí también encontramos hombres con sus cañas de pescar.

_DSC0908

_DSC0911

Tras un paseo de unos diez minutos llegamos a estas terrazas, donde podremos buscar un lugar donde sentarnos (en el suelo hay alfombras) y degustar un té (çai) a precios algo más caros que en la ciudad pero muy asequibles al cambio.

_DSC0920

Y ahora sí, preparáos para admirar las vistas.

_DSC0922

_DSC0915

De este modo pudimos ver, desde Asia, cómo se ponía el sol en Europa.

Estambul

La magnífica mezquita de Süleyman

sep 9, 2014   //   by Sandra Moscoso   //   Turquía, Viajes  //  2 Comments

Suleymaniye Camii

Cuando visites Estambul, si sólo tienes tiempo para ir a un templo debes ir a Santa Sofía, si puedes ir a dos, añade la Mezquita Azul, y si te da tiempo para un tercero, sin duda debes visitar Süleymaniye Camii o la Mezquita de Süleyman. No diré que es la más bonita pero sí es espectacular. Además, sorprendentemente, encontrarás muy poca gente (al menos el día que fuimos nosotros, y recordad que bautizamos nuestro viaje a Estambul como el viaje de las colas interminables).

Suleymaniye Camii

Suleymaniye Camii

La mezquita se encuentra al lado del campus de la universidad, cerca de la parada Beyazit del tranvía, y a corta distancia del Gran Bazar y el Bazar Egipcio. Un buen plan es agrupar la visita de los tres lugares en un mismo día, como hicimos nosotros.

Suleymaniye Camii

Fue mandada construir por el sultán Süleyman el Magnífico, entre 1550 y 1557, y está situada en una amplia explanada de 210×145 metros que le confiere un aire de más tranquilidad, si cabe. Desde donde llegamos nosotros lo primero que vimos, antes de acceder al recinto, es el cementerio donde está la türbe de Süleyman, en la que reposan los restos del sultán junto a los de su hija y dos de sus sucesores.

Suleymaniye Camii

Suleymaniye Camii

Realmente el cementerio es espléndido.

Como en todas las mezquitas de la ciudad la entrada es libre, pero deberemos descalzarnos y las mujeres tenemos que cubrirnos la cabeza con un pañuelo. A la entrada es frecuente encontrar fieles haciendo sus abluciones.

Suleymaniye Camii

Suleymaniye Camii

Y si el exterior del edificio es imponente el interior lo es todavía más. En este caso la parte reservada a los visitantes es bastante inferior que en la Mezquita Azul, y la mayor parte del templo está destinada a la oración. Recordad que estáis entrando en un lugar sagrado y por tanto deberéis ser respetuosos con los que allí van a rezar y comportaros adecuadamente.

Suleymaniye Camii

Suleymaniye Camii

Suleymaniye Camii

La escasa gente (aunque en las fotos pueda parecer que había mucha, no era así) hicieron que pudiéramos admirar la mezquita a nuestras anchas y recrearnos admirando los techos y las columnas que forman el templo.

Suleymaniye Camii

Suleymaniye Camii

De vuelta al patio central aprovechad para echarle un vistazo general al conjunto.

Suleymaniye Camii

Suleymaniye Camii

La visita no os llevará más de una hora y vale mucho la pena que destinéis un rato de vuestro viaje a visitar el lugar. Por si estáis interesados, justo enfrente se encuentra el único hammam mixto de la ciudad. Nosotros no fuimos, de hecho no fuimos a ninguno, pero todo el mundo cuenta que es una experiencia única.

El día había dado bastante de sí, habíamos visitado el Bazar de las Especias, el Gran Bazar y la Mezquita de Süleyman, pero todavía nos quedaban un par de cosas por hacer. Os las cuento en la siguiente entrada.

Páginas:«1234567...39»

DPK ahora también en castellano

Archivos

Categorías

Miembro de

Sígueme

  • Flickr
  • Google+
  • Instagram
  • WordPress.com Blog
  • Vimeo

Suscripción por RSS

Escribe aquí tu dirección de correo electrónico y suscríbete a este blog. Estarás al día de todas las actualizaciones.

Únete a otros 8 suscriptores

¿Qué estás buscando?

Visitantes ahora mismo