Browsing articles in "Viajes"

La magnífica mezquita de Süleyman

sep 9, 2014   //   by Sandra Moscoso   //   Turquía, Viajes  //  2 Comments

Suleymaniye Camii

Cuando visites Estambul, si sólo tienes tiempo para ir a un templo debes ir a Santa Sofía, si puedes ir a dos, añade la Mezquita Azul, y si te da tiempo para un tercero, sin duda debes visitar Süleymaniye Camii o la Mezquita de Süleyman. No diré que es la más bonita pero sí es espectacular. Además, sorprendentemente, encontrarás muy poca gente (al menos el día que fuimos nosotros, y recordad que bautizamos nuestro viaje a Estambul como el viaje de las colas interminables).

Suleymaniye Camii

Suleymaniye Camii

La mezquita se encuentra al lado del campus de la universidad, cerca de la parada Beyazit del tranvía, y a corta distancia del Gran Bazar y el Bazar Egipcio. Un buen plan es agrupar la visita de los tres lugares en un mismo día, como hicimos nosotros.

Suleymaniye Camii

Fue mandada construir por el sultán Süleyman el Magnífico, entre 1550 y 1557, y está situada en una amplia explanada de 210×145 metros que le confiere un aire de más tranquilidad, si cabe. Desde donde llegamos nosotros lo primero que vimos, antes de acceder al recinto, es el cementerio donde está la türbe de Süleyman, en la que reposan los restos del sultán junto a los de su hija y dos de sus sucesores.

Suleymaniye Camii

Suleymaniye Camii

Realmente el cementerio es espléndido.

Como en todas las mezquitas de la ciudad la entrada es libre, pero deberemos descalzarnos y las mujeres tenemos que cubrirnos la cabeza con un pañuelo. A la entrada es frecuente encontrar fieles haciendo sus abluciones.

Suleymaniye Camii

Suleymaniye Camii

Y si el exterior del edificio es imponente el interior lo es todavía más. En este caso la parte reservada a los visitantes es bastante inferior que en la Mezquita Azul, y la mayor parte del templo está destinada a la oración. Recordad que estáis entrando en un lugar sagrado y por tanto deberéis ser respetuosos con los que allí van a rezar y comportaros adecuadamente.

Suleymaniye Camii

Suleymaniye Camii

Suleymaniye Camii

La escasa gente (aunque en las fotos pueda parecer que había mucha, no era así) hicieron que pudiéramos admirar la mezquita a nuestras anchas y recrearnos admirando los techos y las columnas que forman el templo.

Suleymaniye Camii

Suleymaniye Camii

De vuelta al patio central aprovechad para echarle un vistazo general al conjunto.

Suleymaniye Camii

Suleymaniye Camii

La visita no os llevará más de una hora y vale mucho la pena que destinéis un rato de vuestro viaje a visitar el lugar. Por si estáis interesados, justo enfrente se encuentra el único hammam mixto de la ciudad. Nosotros no fuimos, de hecho no fuimos a ninguno, pero todo el mundo cuenta que es una experiencia única.

El día había dado bastante de sí, habíamos visitado el Bazar de las Especias, el Gran Bazar y la Mezquita de Süleyman, pero todavía nos quedaban un par de cosas por hacer. Os las cuento en la siguiente entrada.

De paseo por los mercados de Estambul

ago 29, 2014   //   by Sandra Moscoso   //   Turquía, Viajes  //  3 Comments

Estambul

Era nuestro último día entero en Estambul y todavía nos quedaba un parte importante del viaje por hacer: las compras. Cada vez compramos menos cosas en nuestros viajes, atrás quedó la fiebre de las primeras escapadas en las que traíamos un souvenir para cada miembro de la familia y volvíamos de cualquier viaje cargados de cachibaches que cuando llegábamos a casa no sabíamos dónde poner. Pero queríamos comprar té y especias y queríamos hacerlo en un mercado, así que dedicamos el día, entre otras cosas, a visitar el Bazar Egipcio y el Gran Bazar.

Estambul

Estambul

Empezamos por el Bazar Egipcio, o también conocido como Bazar de las especias, porque estaba a unos diez minutos andando de nuestro hotel. Está situado en una plaza muy bonita justo frente a Yeni Camii o Mezquita Nueva (la que veis en las fotos anteriores) y cuando fuimos nosotros la fachada del edificio del mercado estaba cubierta por un andamio, así que si nos descuidamos nos lo pasamos de largo.

Estambul

Cuando entramos, ¡qué decepción! Todos los puestos venden los mismos productos (especias, artesanía, recuerdos, pañuelos) y se nota claramente que está enfocado al turismo. Me recordó al Mercat de la Boqueria de Barcelona, en el que cada vez hay más turistas que gente local comprando y donde muchos puestos han optado por vender productos preparados para la gente de fuera, especialmente los puestos de fruta de la entrada.

Estambul

Estambul

Los primeros cinco puestos de especias y lámparas hacen gracia, pero cuando ya los has fotografiado te hartas de ver siempre lo mismo. No exagero si digo que duramos un cuarto de hora dentro. Pero como suele pasar en estos sitios, el verdadero mercado está fuera, en las calles adyacentes. Ahí sí que se veía un sitio al que los turcos van a comprar.

Estambul

Estambul

Queríamos visitar además de los dos bazares la mezquita de Süleyman, que no se veía excesivamente lejos en el mapa, así que aprovechamos para andar por unas calles un poco más alejadas del circuito turístico.

Estambul

Estambul

No sé si es costumbre que las tiendas saquen toda su mercacía a la calle pero al menos aquel día todas tenían todo su género expuesto en la acera. Pudimos comprobar cómo la ciudad, a la que te alejas un poco de la zona turística, está bastante descuidada.

Estambul

Finalmente llegamos a la mezquita de Süleyman, pero esas fotos os las enseño en otra entrada y ahora os llevo directamente al Gran Bazar o Kapali Çarsi. Se trata de un enorme mercado cubierto de 200.000 m2 de superficie, según nuestra guía el más grande del mundo. No sé si lo será pero desde luego a mí me pareció enorme. Si sois de Barcelona y conocéis los Encants Nous os diré que es un mercado similar pero muchísimo más grande y sin un bloque de pisos encima. Pasillos y pasillos y más pasillos llenos de tiendas en los que, una vez más, venden en todos lo mismo (artesanía, especias, pañuelos).

Gran Bazar

Las fotos no me quedaron demasiado bien porque es un lugar bastante oscuro, a pesar de las luces de las tiendas.

Gran Bazar

Yo pensaba que los vendedores serían más pesados, que a la que me acercara a una tienda a curiosear me iban a asaltar y que tendría que entrar en un juego de regateo sin fin cuando quisiera comprar algo y la verdad es que no. Recuerdo un viaje a El Cairo hace unos años en el que pasear por Jan El Jalili era casi una tortura y pensaba que aquí sería igual, y en eso me llevé una grata sorpresa. Ni sé ni me gusta regatear, cuando veo un objeto que me gusta pregunto el precio, si me parece justo lo compro y si no me voy, y no sé si es porque estaban desbordados de turistas o porque me lo veían escrito en la cara, pero la verdad es que ningún vendedor se me puso pesado.

Gran Bazar

Según la guía los sultanes se paseaban de incógnito por el Gran Bazar para saber lo que la gente pensaba de ellos. Los dirigentes actuales no hace falta que hagan eso ya que sólo van a encontrar turistas.

Gran Bazar

Como pasa en el anterior, el verdadero mercado está en las calles que rodean el edificio del Gran Bazar (y de las que ahora me doy cuenta que no tengo fotos), en las que pude ver desde tiendas de colchones a vestidos de novia. Absolutamente todo se vende en las tiendas que rodean el Gran Bazar. En la siguiente entrada os enseño la magnífica Süleymaniye Camii y os cuento nuestra experiencia subiendo a la Torre Gálata.

Ruta por Alemania, primeras impresiones

ago 20, 2014   //   by Sandra Moscoso   //   Alemania, Ruta Alemania, Viajes  //  5 Comments
_DSC0123

A orillas del Mosel

Hace dos días que escribía por aquí que nos íbamos de ruta y ya hemos vuelto. A falta de editar, clasificar y organizar las fotos y la información que he recogido en estos 18 días de viaje, hago una primera entrada con las impresiones generales del mismo.

Primero de todo decir que, a grandes rasgos, Alemania no nos ha decepcionado. Ya era la segunda vez que recorríamos el país, aunque por una zona diferente, y hemos encontrado exactamente lo que íbamos a buscar: buena comida, bonitos paisajes y gente amable que ha hecho todo lo posible para que me pudiera entender con ellos en mi precario alemán. Siguiendo nuestra tónica habitual hemos hecho una ruta circular (bueno, más bien elíptica), para evitar en la medida de lo posible pasar dos veces por el mismo sitio. Esta es la ruta que hemos seguido este año:

Captura de pantalla 2014-08-16 a les 22.50.30

Detalle de la ruta
Cualquier ruta en coche, excepto que vayamos a Portugal, implica que deberemos cruzar Francia, así que también hemos aprovechado para conocer un poco más al vecino de arriba. Y aunque fuera por unas horas, hemos puesto la cruz a otro país visitado: Luxemburgo. Las etapas del viaje han sido:

  • Día 1: Lyon
  • Días 2 a 5: Selva Negra
  • Día 6: Frankfurt
  • Días 7 y 8: Hamburgo
  • Días 9 a 12: Colonia, Düssedorf, Bonn, Aquisgrán, Andernach
  • Días 13 a 16: Valle del Mosel
  • Días 17 y 18: París y Versalles
_DSC0545

Großensee, Alemania

Alojamientos
En Lyon y Frankfurt optamos por alojarnos en un hotel de la cadena Ibis, ya que sólo pasábamos una noche en la ciudad. Estos hoteles cumplen de sobras con nuestros requisitos: habitaciones amplias, camas confortables, bien comunicados con el centro de la ciudad, disponen de aparcamiento, wifi gratis y lo mejor de todo, son baratos. En Lyon pudimos acercarnos al centro de la ciudad dando un paseo y el hotel de Frankfurt estaba al lado de una parada de U-Bahn, con lo que también pudimos dejar el coche aparcado y visitar la ciudad en transporte público.

_DSC0959

Camping Berger. Colonia

En cuanto a los cámpings, se confirma la buena impresión que nos llevamos la primera vez respecto a estos establecimientos en Alemania. Parcelas amplias, instalaciones limpias y confortables y ambiente tranquilo y familiar es lo que hemos encontrado en todos ellos. Si estáis pensando ir de cámping por la misma zona que nosotros, estos han sido nuestros alojamientos:

  • En la Selva Negra: Europa Camping Sand. En la localidad de Willstätt, ha sido el punto desde el que hemos descubierto esta preciosa región.
  • En Hamburgo: Campingplatz ABC amb Großensee. A orillas del lago que da nombre al camping, en una ubicación privilegiada tanto para visitar Hamburgo como para pasar unos días de descanso.
  • En Colonia: Camping Berger. Está a orillas del Rin, concretamente en el kilómetro 681, y a siete kilómetros del centro de Colonia, ciudad a la que se puede acceder en transporte público o en bicicleta, siguiendo el carril bici que sale de la misma puerta del cámping y transcurre pegado al río. Absolutamente recomendable, por ubicación y por instalaciones.
  • En el Valle del Mosel: Campingplazt Gülser Moselbogen. Si el de antes estaba pegado al Rin éste lo está al Mosel, una de las zonas más bonitas de Alemania. Muy cerca de Koblenz, también es el punto de partida ideal para conocer el Valle del Mosel. Igualmente muy recomendable.
  • Y por último, ya en Francia, nos hemos alojado en el Huttopia Versailles, un cámping a 20 minutos en tren del centro de París y a cinco en autobús del Palacio de Versalles, lo que nos ha permitido, una vez más, dejar el coche aparcado y movernos en transporte público. Esperábamos encontrarnos un lugar caro y malo y ha sido todo lo contrario. Las parcelas no eran verdes y espaciosas como las de los cámpings alemanes, pero sin duda un opción muy recomendable si se quiere ir a París y dormir en un cámping.
_DSC0806

Parque a orillas del Rin, Colonia

Cómo moverse
Los 5.662 kilómetros recorridos confirman que nosotros principalmente nos hemos movido en coche. En nuestro caso, al ir de cámping y tener que cargar con todos los bártulos desde casa, es esencial llevarnos nuestro propio coche. Pero como os he dicho antes, en alguna ocasión también hemos podido dejarlo aparcado y disfrutar del transporte público.

En Frankfurt, por 9,90€ adquirimos una tarjeta de transporte de un día para grupos, con la que pudimos ir del hotel al centro de la ciudad. También es cierto que, si os alojáis en el centro, seguramente no necesitaréis ningún tipo de transporte, ya que el casco antiguo de Frankfurt es pequeñito.

En Colonia lo mismo pero por 10,10€. Dejamos el coche aparcado en la estación del tranvía “Heinrich-Lübke-Ufer”, que estaba a 1 kilómetro del cámping, y nos acercamos al centro de la ciudad en transporte público. Además, según nos advirtieron, para poder circular en coche por Colonia es necesario pagar una tasa “de medio ambiente” que cuesta 5€.

Desde Versalles, con la línea C del RER y por 14€ por persona se accede fácilmente al centro de la ciudad. El billete, que es para un día, te da acceso al resto de transporte público de París, incluido el funicular de Montmatre. Tiene parada en la Torre Eiffel, en los Inválidos o en Notre Dame, para que os hagáis una idea.

Al resto de ciudades fuimos con nuestro coche, que no tuvimos más remedio que aparcar en aparcamientos públicos y rascarnos el bolsillo, excepto en Hamburgo y Koblenz, que como era fin de semana pudimos aparcar en lo que sería el equivalente a nuestra zona azul sin soltar un euro. Esto es importante que lo tengáis en cuenta, os podréis ahorrar unos eurillos.

_DSC0800

Puesta de sol a orillas del Rin, Colonia

Dónde comer
En las cafeterías, los Biergarten, los puestos callejeros… La oferta es amplia y a precios muy razonables. Comer en Alemania no es un problema. Además hemos tenido la suerte que en Hamburgo, Frankfurt y Koblenz estaban en fiestas con lo que la oferta callejera era todavía mayor. También hemos optado muchas veces por ir al supermercado y hacernos nosotros la comida. En cada pueblo encontraréis un Lidl o un Aldi donde compraros algo para preparar la comida o la cena.

_DSC0935

Biergarten en Bonn

Balance de gastos

Normalmente esto se hace al final, cuando ya se ha contado la ruta, pero como no sé cuánto tardaré en terminar todas la entradas (teniendo en cuenta que todavía tengo pendiente alguna de Estambul más un fin de semana en Andorra), y además lo tengo calculado, lo pongo ya por si alguien todavía está planeando unas vacaciones por Alemania y quiere saber por cuánto le puede salir.
Han sido 18 noches fuera de casa, 2 de hotel y 16 de cámping, y como he dicho antes, 5.662 kilómetros. En esta suma no contemplo los regalos a la familia ni las paradas varias a tomar cervecitas en las terrazas (sí las que se incluyen durante la comida). Ahí va:

  • Peajes (sólo en cruzar Francia, las autopistas alemanas son gratuitas): 178,65€
  • Combustible (diesel en nuestro caso): 434,85€. El repostaje más barato fue en Luxemburgo (1,19€/litro) y los más caros en Francia (1,45€/litro)
  • Comida (sumo restaurantes y cuentas de supermercado, más la comida que compramos aquí antes de irnos): 591,61€
  • Hoteles: 117,90€ (a 58,95€ la noche de promedio)
  • Cámpings: 445,90€ (a 27,87€ la noche de promedio)
  • Parkings: 35,40€
  • Entradas (Castillo de Ludwigsburg y Palacio de Versalles): 70€
  • Transportes varios (tren a París, funicular en Lyon, tren turístico en Colonia, abono de transporte en Colonia y Frankfurt, autobús a Versalles): 68€

Total: 1.942,31€ (2 personas). Unos 54€ por persona y día de promedio.

_DSC0197

París, cómo no

En cuanto termine de ordenar y clasificar las casi 1.600 fotos que tengo del viaje me pongo con las entradas. Empezaremos por Lyon.

 

Páginas:«1234567...40»

DPK ahora también en castellano

Archivos

Categorías

Miembro de

Sígueme

  • Flickr
  • Google+
  • Instagram
  • WordPress.com Blog
  • Vimeo

Suscripción por RSS

Escribe aquí tu dirección de correo electrónico y suscríbete a este blog. Estarás al día de todas las actualizaciones.

Únete a otros 8 suscriptores

¿Qué estás buscando?

Visitantes ahora mismo