Browsing articles in "Viajes"

Estambul: datos prácticos

abr 30, 2014   //   by Sandra Moscoso   //   Turquía, Viajes  //  2 Comments

Esta Semana Santa pasada decidimos hacer otra de nuestras escapadas, a una ciudad que tanto Cesc como yo le teníamos muchas ganas desde hace tiempo, supongo que atraídos por el misterio y el exotismo que nos evoca aquello que nos es desconocido: pusimos rumbo a Estambul.

Influenciada yo por Kenizé Mourad y su De parte de la princesa muerta y él por Orhan Pamuk y su Cevdet Bey e hijos, nos adentramos en las calles de la que fue primero Bizancio y después Constantinopla, capital del Imperio Romano de Oriente y del Imperio Otomano y hoy día la mayor ciudad de Turquía y la más poblada de Europa.

En las siguientes entradas os mostraré de manera más detallada qué vimos en los cinco días que duró nuestra estancia en la ciudad, ahora empiezo con unos cuantos datos prácticos.

Estambul
La Mezquita Azul

Cómo llegar
Nosotros llegamos en avión, supongo que como casi todo el mundo, en un vuelo de Turkish Airlines procedente de Barcelona, en el que no coincidimos ni con Messi ni con Kobe Bryant.

Y aquí quiero mencionar un servicio a tener en cuenta, no a nuestra llegada al aeropuerto de Estambul sinó en El Prat, antes de partir, que es el parking de larga estancia. Si os pasa como a nosotros, que no vivimos en Barcelona capital y además nuestro vuelo salía a horas indecentes, el transporte al aeropuerto a veces puede ser complicado, abusando siempre de la generosidad de padres y/o hermanos para que nos lleven a coger el avión. Buscando opciones de cómo llegar al aeropuerto a las cuatro de la madrugada dimos con esta posibilidad, el servicio de aparcamiento de larga estancia que ofrece el aeropuerto del Prat. Por 35€ pudimos dejar aparcado nuestro coche en el aeropuerto los 5 días que duró nuestro viaje, facilitándonos así tanto la ida como la posterior vuelta, que también era a horas indecentes (es lo que tiene buscar vuelos baratos, que vuelas a horas intempestivas).

Nosotros llegamos al aeropuerto Atatürk, el más cercano a la ciudad. En nuestro caso el hotel nos ofreció un servicio de recogida gratuito, que obviamente aprovechamos, pero si no tenéis esta suerte debéis saber que la línea M1 del metro de Estambul llega hasta el aeropuerto. Lo más normal es que para acercaros a vuestro hotel tengáis que hacer trasbordo a la línea de tranvía, que es la que circula por el centro de la ciudad. En ese caso deberéis bajar del metro en la parada de Zeytinburnu y de aquí coger la línea T1, que es el tranvía que nos lleva a la zona de Sultanahmet y Sirkeci.

Estambul
Interior de Santa Sofía

Dónde alojarse
El tranvía en Estambul funciona a la perfección, es rápido y económico (aunque llenísimo de gente), pero mi recomendación es que os alojéis lo más cerca posible de Sultanahmet y así podréis ir a cualquier parte andando (de la zona turística, se entiende). Los alrededores de Santa Sofía y el Palacio Topkapi están llenos de hoteles. Nosotros nos alojamos en el Maywood Hotel, pegado a la estación de trenes de Sirkeci y a cinco minutos andando de Santa Sofía, en una dirección, y del puente Gálata en la otra. Os lo recomiendo completamente.

Estambul
Interior del Palacio Topkapi

Dónde comer
En la calle, sin duda. Disfrutad de los puestos callejeros. No os podéis perder los bocadillos de caballa que hacen bajo el puente Gálata al anochecer. Por 6 liras turcas (2€ al cambio) pudimos comer uno de los bocadillos más deliciosos que he probado jamás. El puente Gálata está lleno de restaurantes, por los dos lados, de punta a punta, para todos los gustos y bolsillos.

Estambul
Preparando un bocadillo de caballa

Qué ver
Estambul es una ciudad grande, muy grande, y somos conscientes de que nos dejamos montones de cosas por visitar, pero en sólo cinco días fuimos a lo más turístico: Santa Sofía, la Mezquita Azul, Palacio Topkapi, Basílica Cisterna, Palacio Dolmabahçe, Gran Bazar, etc. Pero para mi gusto lo mejor del viaje ha sido, y que yo os recomendaría no perderos: estar en la plaza Sultanahmet a la puesta de sol y escuchar la llamada a la oración desde la Mezquita Azul, coger un ferry para cruzar a Asia y ver la puesta de sol desde Uskudar, y alguna de las mezquitas menos concurridas, como Yeni Camii o Süleymaniye Camii.

Estambul
Interior de la Mezquita Azul

Estambul
Puesto en el Bazar de las Especias

El balance general del viaje ha sido positivo, hemos visto cosas que nos han dejado con la boca abierta y hemos podido aproximarnos un poco a la cultura islámica, pero el hecho de que estuviera abarrotado de gente (3 horas para entrar al Palacio Dolmabahçe y 2 horas para asomarnos a la Torre Gálata), que apenas pudiéramos andar por la calle y que nos asaltaran en la puerta de todos los restaurantes por los que pasábamos han hecho que no pudiéramos disfrutar de la ciudad como nos hubiera gustado.

Estambul
Cola en el Palacio Dolmabahçe

En las siguientes entradas os cuento con detalle cómo ha sido nuestra visita.

Algunas imágenes de La Concha

mar 4, 2014   //   by Sandra Moscoso   //   España, País Vasco, Viajes  //  1 Comment

San Sebastián

Entrada en català aquí

Ya lo he dicho muchas veces, el País Vasco es una zona que nos encanta, nos tiene completamente enamorados. Por eso cualquier excusa es buena para acercarse allí, y eso hicimos el fin de semana. Volvimos, por enésima vez, a Donostia, a ver a los amigos que tenemos en la zona y compartir con ellos unos días magníficos.

San Sebastián

A pesar de que no nos dedicamos mucho a hacer turismo, aunque aprovechamos para ver un par de pueblos que aún no conocíamos (os los enseñaré en las próximas entradas), no pudimos resistir la tentación de pasear, ni que fuera una poco, por la zona del puerto y la bahía de La Concha.

Vista de la bahía desde el Monte Ulia. San Sebastián

Para llegar a este mirador privilegiado y no tan conocido como Igeldo debéis dirigiros (en coche, a poder ser) a la zona de Gros, concretamente a la Avenida Alcalde José Elosegi (donde está el restaurante Arzak). A unos cien metros pasado el restaurante hay un desvío a mano derecha que, por una carretera de curvas y durante 4 kilómetros, sube montaña arriba por el Paseo Ulia hasta terminar en un albergue desde donde podréis contemplar estas magníficas vistas. Aunque no estéis alojados en el albergue disponen de cafetería con terraza donde podréis tomar un zurito o un pintxo con vistas.

La zona del puerto es la más cercana al Casco Viejo y zona de pintxos, así que tendremos que pasar por ahí tanto si queremos como si no para ir a alguno de los numerosos bares a tomar un par (o más) de estas delicias gastronómicas.

San Sebastián

San Sebastián

Y desde aquí, girando a mano izquierda, comienza la archiconocida playa de La Concha.

San Sebastián

A pesar de que el tiempo no era muy agradable el agua estaba llena de gente practicando surf, remo o incluso bañándose. Yo creo que hay que tener mucho valor para meterse en el agua del Cantábrico en el mes de febrero, pero está claro que hay gente para todo.

San Sebastián

San Sebastián

San Sebastián

Esta vez no dimos la vuelta entera, siguiendo el paseo que bordea la playa y que, pasando también por la playa de Ondarreta, acaba en el Peine de los vientos, pero si tenéis un poco de tiempo y la temperatura os acompaña, os aconsejo que no lo dejéis de hacer. Nosotros esta vez nos conformamos con una pequeña visita a la ciudad ya que teníamos otros planes.

Al atardecer, otra vez desde el Monte Ulia, pude hacer esta foto de cuando la ciudad se empieza a iluminar.

San Sebastián

Y esta otra cuando ya era noche cerrada.

San Sebastián

Para terminar os dejo con la última de las fotos nocturnas, tomada de nuevo desde el Boulevar, con parte de los edificios que bordean la playa iluminados.

San Sebastián

Panamá, un país unido a un canal

feb 25, 2014   //   by Sandra Moscoso   //   Panamá, Viajes  //  3 Comments

Panamá

Entrada en català aquí

Cuando hablamos de Panamá lo primero que nos viene a la mente es su canal. Antes de que éste fuera portada de todos los periódicos todo el mundo asociaba la ciudad (y el país, ya que ambos llevan el mismo nombre) a esta obra de ingeniería digna de admirar. Inaugurado en 1914, se trata de una vía de navegación que comunica el Océano Atlántico con el Pacífico y que supuso una gran mejora en las comunicaciones marítimas, ya que permitió que los barcos de carga no tuvieran que bajar hasta el estrecho de Magallanes para cruzar de un lado a otro del continente americano, ahorrando así muchas horas de navegación y sobre todo mucho dinero.

Debajo, el Puente de las Américas, que cruza por encima del Canal y une las dos partes del continente americano.
Panamá

Primero bajo soberanía estadounidense, el 31 de diciembre de 1999 y gracias al Tratado Torrijos-Carter pasó a manos panameñas, siendo la principal fuente de ingresos del país. Si estáis de visita en Panamá es imprescindible acercarse a alguna de las esclusas que forman parte del canal y observar cómo pasan los barcos. Obviamente no podréis ver cómo cruzan los barcos de un océano a otro pero si podréis ver cómo salvan el desnivel entre el Océano Pacífico (en caso de que estéis en el lado de de Ciudad de Panamá) y la red de ríos y lagos navegables que forman el canal hasta llegar al otro lado del istmo.

Canal de Panamá

Desde Ciudad de Panamá las esclusas que tenemos más cerca son las de Miraflores. Situadas en las afueras de la ciudad, desde aquí podremos ver los barcos que hay anclados esperando que les den paso y, si tenemos suerte, cómo uno de esos barcos pasa por ellas. En el edificio también hay un restaurante donde podremos comer y un museo con la historia de la construcción del canal. Si no recuerdo mal, llamando al museo nos pueden informar de las horas de paso de buques previstas, así nos aseguramos el espectáculo completo.

Canal de Panamá

Cuando un barco debe cruzar pasa a la primera de las esclusas, que está al mismo nivel que el agua del mar. Una vez está dentro se cierran las compuertas y el nivel del agua empieza a subir o bajar, según sea necesario, para quedar nivelada con la de la siguiente esclusa. Cuando ya tenemos el agua al mismo nivel se abre la segunda compuerta y el barco ya puede pasar. De esta manera ha salvado el desnivel y puede continuar su camino hacia la otra costa.

Canal de Panamá

En esta foto vemos cómo un remolcador hace avanzar el barco que está cruzando el canal hacia la segunda esclusa, una vez salvado el desnivel del agua.

Canal de Panamá

Pero Panamá tiene más cosas que ver aparte del canal. Cuando os canséis de este espectáculo os recomiendo que os deis una vuelta por Panamá Viejo, las ruinas de la que fue la primera ciudad y que fue arrasada por el pirata Morgan a principios del 1670.

Panamá viejo

Panamá viejo

Estas ruinas contrastan con lo que se ha convertido la ciudad hoy en día, un importante centro financiero y de negocios de América Latina.

Panamá

Vista del distrito financiero.
Panamá

Panamá es sin duda un país que nos ofrece muchas posibilidades.

Páginas:«1234567...37»

DPK ahora también en castellano

Archivos

Categorías

Miembro de

Sígueme

  • Flickr
  • Google+
  • Instagram
  • WordPress.com Blog
  • Vimeo

Suscripción por RSS

Escribe aquí tu dirección de correo electrónico y suscríbete a este blog. Estarás al día de todas las actualizaciones.

Únete a otros 8 suscriptores

¿Qué estás buscando?

Visitantes ahora mismo