Una tarde en Innsbruck

Tras nuestra ruta por Suiza y Baviera tocaba empezar a volver. Cuando nos planteamos este viaje, con el mapa delante, vimos que para la vuelta teníamos dos opciones: deshacer el camino y volver a cruzar por donde habíamos venido o dar una pequeña vuelta y cruzar Austria, el norte de Italia y la Costa Azul francesa. No tardamos ni treinta segundos en decidirnos por esta segunda opción. Así es como pasamos una noche en Innsbruck y yo añadía Austria a mi lista de países visitados, aunque fuera por unas horas.

Innsbruck

Innsbruck

Innsbruck es la capital del Tirol, situada muy cerca de Baviera y rodeada de montañas, es una ciudad preciosa para pasar unas horas. Para poder circular por las autopistas austríacas también es necesario adquirir una “pegatina”, igual que en Suiza. Sólo cruzar la frontera encuentras indicadores que te señalan dónde puedes adquirirla. Como curiosamente para ir de Suiza a Alemania tuvimos que cruzar brevemente por Austria y, en previsión de que a la vuelta nos haría falta, nosotros ya la compramos entonces. Una pegatina con validez para 10 días nos costó 8€, de nuevo un precio más que razonable.

Innsbruck

Innsbruck

Así que una vez instalados, en el mejor cámping en el que hemos estado hasta ahora, fuimos a tomarle el pulso a la ciudad. Innsbruck es pequeñita y fácilmente accesible a pie. Dejamos el coche en un aparcamiento a la entrada de la ciudad y nos encaminamos a la Oficina de Turismo, en busca de un mapa con los puntos más característicos de la ciudad.

Innsbruck

Innsbruck

Me temo que tengo poca información práctica de la ciudad, ya que nos limitamos a callejear y tomarnos unas cervezas. La columna que veis en la foto anterior es la Columna de Santa Ana, situada en plena calle Maria-Theresien fue construida entre 1704 y 1706 para conmemorar la defensa del ataque de las tropas bávaras durante la guerra de sucesión española.

Innsbruck

Innsbruck

En la siguiente foto vemos la Torre de la Ciudad, a la cual se puede subir para disfrutar de unas vistas sobre los tejados de Innsbruck.

Innsbruck

Innsbruck

Este de aquí es el Tejadillo de Oro. Es un edificio construido en 1420 como residencia de los príncipes del Tirol. El balcón de gala está cubierto con tejas de cobre doradas.

Innsbruck

Se nos hizo la hora de cenar y no perdimos la oportunidad de comer en un Biergarten, que no tenía tanto encanto (ni era tan barato) como los muniqueses pero nos hizo quitarnos la morriña por tener que abandonar la zona.

Innsbruck

Y si algo caracteriza Innsbruck es que, mires a donde mires, al fondo siempre ves montañas.

Innsbruck

Fue una visita breve pero de la que guardamos un buen recuerdo.

3 Replies to “Una tarde en Innsbruck”

  1. TxemaCG

    Jo, que recuerdos. La última vez que tuve vacaciones. Tengo una amiga que vive allí, si me hubiera enterado antes os hubiera puesto en contacto. 🙁

    Reply
  2. Pingback: Cremona, la ciudad de los Stradivarius « Fotografiando y viajando

  3. Pingback: Cremona, la ciudad de los Stradivarius « Fotografiando y viajando

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.